Una historia de aspiradoras, bicicletas y elefantes

Quiero compartir un excelente artículo que leí en Bikeportland.org un sitio que se encarga de entregar diariamente noticias sobre la escena ciclística de la ciudad.

Se titula “Want to be like Copenhagen? Think about vacuum cleaners and raging bulls” (Quieres ser como Copenhagen? Piensa en aspiradoras y toros)

Fue notable lo que leí y contarles mi interpretación del asunto no me permitía transmitir lo enriquecedor e iluminador de muchas conclusiones que se extraen de el. La mejor opción que quedó fue traducirlo.

La traducción es libre y le agregé algunos comentarios que están rotulados como “Nota del traductor”. Esos comentarios son expresiones de acuerdo y otras notas sobre la traducción en sí.

Espero que lo disfrutes, ya que es contenido de (casi) primera mano en materias de promoción del uso de la bicicleta, además de estar muy alineado con nuestro enfoque respecto al tema de la movilidad en bici.

Quieres ser como Copenhagen? Piensa en aspiradoras y elefantes

En bicicleta por Copenhagen

Si Portland (EEUU) quiere llevar el ciclismo urbano a un nivel de verdadero protagonismo y así alcanzar niveles de uso de la bicicleta como los que es posible ver en ciudades europeas, necesitan hacer del uso de la bicicleta algo fácil, enfocandose en los aspectos positivos, pacificar la conducción de automóviles y tomar las acciones necesarias para contrarestar el sentimiento anti-bicicleta. Esos fueron algunos de los consejos entregados por Mikael Colville-Andersen, fotógrafo, realizador de filmes, periodista, y uno de los más grandes embajadores de Copenhagen y su sistema de transporte en bici. Mikael entregó estos consejos en el evento Sueños Sobre Ruedas, auspiciado por la embajada de Dinamarca que lo llevará también por otros países, como México, España y Japón. Ahí presentó Marketeando la Cultura de la Bicicleta: 5 objetivos para promover el ciclismo urbano.

Mikael abrió su presentación enfatizando que la relación de los habitatntes de su ciudad con la bicicleta es algo completamente normal, algo de todos los días:

Nuestra relación con la bicicleta en Copenhagen es muy parecida a la relación que se puede tener con una aspiradora. No tenemos 5 de ellas ni las mantenemos en impecable estado, brillantes y lubricadas, no hay agrupaciones ni entusiastas de las aspiradoras, no vamos a una tienda especializada para comprar ropa exclusiva para aspirar. La bicicleta como la aspiradora, son simplemente herramientas, una de ellas es para limpiar nuestro hogar, la otra la usamos para movernos al rededor de la ciudad

Las personas escucharon alto y claro que en Copenhagen no hay “ciclistas”, sólo personas que andan en bicicleta todos los días, Mikael los llama “Ciudadanos Ciclistas”

Al preguntarle, porque ellos andan en bicicleta, los habitantes de Copenhagen (un 56% usa la bici) contestan que la usan porque es Fácil y Rápido. Mikael apoya su primer objetivo en un concepto que él llama “A2Bism” (Nota del traductor: algo asi como la cuestión que permite ir de A a B) que simplemente consiste en que si esxistiera infraestructura en un lugar que permite que la bicicleta sea la forma más fácil y rápida de llegar de A a B, se masificará su uso.

Esto es lo que toda la gente quiere. Somos todos homo-sapiens. No importa si vamos a pie, en bici o en auto, sólo queremos llegar inmediatamente a destino. Somos como torrentes de agua, buscaremos naturalmente la ruta más rápida.

Para ilustrar este punto compartió una anécdota. En los 80, cuando Copenhagen estaba experimentando un boom en el uso de la bicicleta, las autoridades de la ciudad estaban preocupadas porque muchas personas estaban circulando en bici por las calles más congestionadas e importantes. “Ellos pensaban que eso debía ser detenido, porque era peligroso e inseguro” (Nota del traductor: reacción inmediata y natural en muchas personas). La solución de las autoridades fue desviar el tráfico de bicicletas a calles menores, construyendo ciclovías de alto estándar a través de barrios. (Nota del traductor: Por que tenemos que repetir los mismos errores?)

El problema fue que las rutas a través de barrios residenciales implicaba que las personas debían pedalear 10 a 15 minutos fuera de la ruta mas rápida y fácil que se habían trazado. El resultado? nadie utilizó las flamantes ciclovías. “Fue un fracaso. Entonces las autoridades de la ciudad se encogieron de hombros y digeron, que diablos, y las pusieron en las avenidas principales.”

La lección fue que los planificadores tuvieron que poner la infraestructura para bicicletas donde la gente realmente quería ir, no donde los expertos e ingenieros (Nota del traductor: que además salen carísimo), pensaban que tenían que ir.

Además de sus populares blogs (Copenhagenize y Copenhagen Cycle Chic) y filmes, Mikael es dueño de una empresa de Marketing, que se especializa en ayudar a las ciudades a “Copenhagenizarse”. Él cree que más planificadores y promotores de la bicicleta necesitan aplicar principios de Marketing con el fin de alcanzar masivamente a las personas.

Mikael siente que las “Bicicletas son una especie de multivitamínico para el paisaje urbano”. Desafortunadamente, aclara, las bicicletas son a menudo vendidas y promovidas de tal manera que se ven peligrosas y como máquinas que hacen sudar a su conductor.”Estos no son argumentos de venta muy motivantes para que la gente piense en la bici como opción de transporte”

Tomó como ejemplo los hermosos posters antiguos a través de los cuales se promocionaban las bicis. “Fue uno de los períodos mas brillantes en la historia del marketing y la gente alrededor del mundo compró bicicletas y las usó”

Como anécdota para ilustrar el positivo impacto de las bicicletas en el mundo, Mikael contó una iluminadora historia, acerca de como los sociólogos encontraron que las bicicletas habían ayudado a la mejora genética de las personas.

La bicicleta permitió una explosión de movilidad… Antiguamente, si tu hubieses sido granjero u obrero, las áreas rurales eran bastante amplias, por lo tanto, llegar de una ciudad a otra era muy muy difícil, estaban sumamente distanciadas unas de otras. Las bicicletas aparecieron y permitieron súbitamente obtener citas en radios más amplios lo que mejoró las reservas genéticas

El segundo granibjetivo de Mikael es “siempre vender las bicicletas de forma positiva”. Compara el marketing de las bicicletas con el de los autos.

Nunca escucharás a la gente del negocio de los autos hablar negativamente de su producto, nunca. Ellos nunca te dirán que conducir está considerado como una de las actividades más difíciles que el homo-sapiens ha tenido que aprender. Cazar mamuts es nada comparado a manejar un auto. Ellos nunca te dirán que los niveles de las peligrosas partículas de hidrocarbono que hay en el aire son más concentradas dentro del auto que cuando vas con tu bici cerca de uno… Ellos nunca te diran el riesgo que hay de sufrir una lesión en la cabeza es más dentro de un auto que en una bicicleta y en ningún caso he visto a la gente de la industria automotriz promover el uso del casco para conducir autos (Nota del traductor: no-ta-ble)

Una clave para hacer del uso de la bicicleta el principal medio de transporte es apuntar a los peligros del automóvil. Mikael compara al auto con un elefante en una cristalería. (Nota del traductor: El toro, originalmente en el artículo, fue cambiado por un elefante, que tiene mas sentido para nosotros como dicho)

Alguien ha dejado un elefante en una cristalería. Sabemos que el elefante no irá a ningún lado (se ha hecho muy grande como para salir por la puerta). Así es que envolvemos en plástico con burbujitas cada una de las piezas del carísimo cristal, mientras el elefante ya botó cerca de 8 estantes en el pasillo 9 y se cagó en el suelo. Es extraño, porque hemos desarrollado una fantástica capacidad para ignorar el elefante de forma completa y absoluta

Continuando con la comparasión, Mikael dice que sabiendo que hay un elefante en la cristalería, la gente debería hacer algo por limitar sus capacidades destrtuctivas, “como castrarlo para hacerlo mas tranquilo, amarrarlo y tumbarlo en el suelo o construir una cerca al rededor de el.”

El tercer objetivo consiste en simplemente enfocarse en el elefante, lo que significa que, si las ciudades realmente quieren mantener altos niveles de uso de la bicicleta, deben comenzar por tomar consciencia y comprender que los autos estan causando destrucción y que su poder y dominio deben ser eliminados. (Nota del traductor: Ovación)

En un apunte similar, Mikael dice que sueña con un día en que los autos tengan etiquetas similares a las que podemos ver en las cajetillas de cigarros:

Imaginen si se despiertan un día u todos los autos tienen etiquetas de advertencia en el 30% de su superficie. Imaginen que podría pasar en las mentes de la población. Después de dos meses tendremos habrá personas abriendo su garage, mirando el auto, mirando la bicicleta y diciendo: No arriesgaré mi vida, me voy en bici

El rol de la subcultura de la bicicleta también fue un tema que Mikael tocó en su exposición. El siente que para ampliar el uso de la bici, necesita ser promovida como algo “normal, bordeando lo fome como opción de transporte”. Para lograrlo, siente que las ciudades “deberían enfocarse menos en subculturas pro bici”.

Mikael comentó que Portland ya está haciendo bastante de lo que el siente. Vía Twitter comentó que durante un viaje nocturno por la ciudad no pudo parar de sonreir. Pese a estar optimista respecto a lo que se ha hecho (Nota del autor: Portland podría sindicarse hoy como la ciudad capital pro bici de EEUU por estos días), siente que aún queda mucho por hacer.

El alcalde de Portald fue consultado acerca de si él cree que es posible alcanzar niveles de uso de la bici como en Copenhagen. Contestó que sí y apuntó a los esfuerzos hechos por el gobierno de la ciudad para remover el “miedo real y percibido en los autos” creando vías segregadas como las recientemente instaladas en algunas de sus calles (Nota del traductor: Vías directas, cómodas, seguras, por la calle y no por la vereda. Sólo para no confundirnos con el concepto.)

El alcalde además describió la importancia de desarrollar boulevards completamente equipados para la bici. “Cuando la gente que circula en bici pueda moverse sin siquiera tener que apoyar un pie en el suelo o tenga que ser detenido por señales de PARE, si podemos hacer eso, tendremos los niveles de uso de la bici que tiene Copenhagen, de aquí al 2030”

Mikael Colville-Andersen dijo que a Copenhagen le tomó cerca de 30 años alcanzar la situación que tiene actualmente. Hoy sería posible hacerlo en 5 a 10 años en otras ciudades. Esto en parte porque todos los errores (de planificación e ingeniería) ya se hicieron (Nota del traductor: o sea podemos aprender de ellos). Hoy en día el tema de la bicicleta es más fuerte que nunca y para llegar a buen puerto, se deben tomar políticamente decisiones visionarias, a largo plazo.

15 thoughts on “Una historia de aspiradoras, bicicletas y elefantes

  1. es un gran articulo, pk les costara tanto a nuestras autoridades hacer las cosa bien digo yo no? o tomar las buenas ideas y importarlas, ganaran menos plata en los recortines?

  2. Chascas, todo lo que las autoridades deben cambiar, lo piensan como la parábola de los cerdos asados: están acostumbrados a incendiar bosques en lugar de usar una parrilla.

  3. Gracias! Otra buena noticia es que, al ser avisados las personas de Bike Portland, nos contactaron agradeciendo el hecho de haber traducido el artículo y además lo van a entregar a la comunidad de habla hispana en la ciudad.

  4. Hola,
    buenísimio el artículo…
    Aprovechando el post, formalmente les pido permiso para hacer un copy/paste en la página de la masa crítica de Buenos Aires. Obviamente con una referencia a los autores, traductores y a la página…

    Estoy atento a sus comentarios, gracias
    Alfredo.

  5. pero nat, es lo ke no me cuadra, por mucho que utilizen esta parabola como dices, no me cuadra que sean tan pelotudos para no darse cuenta de las cosas se hacen tan bien en otras partes, pero aca en mi pais ke realmente es el que me importa, ni cerca de hacer las cosas bien, y asumamos, ni siquiera las intenciones son buenas para nuestra raza politica…

  6. Claudio:

    Muy interesante el artículo y clara la traducción. Sin embargo, cuando lo leí (hace 1 semana aprox.), me quedé con una sensación extraña. Muchas veces en reuniones de grupos ciclistas, pro bicicletas o en las discusiones sobre el tema de ciclovías he escuchado el argumento que no se puede comparar nuestra realidad, recursos e idiosincracia con la de los países europeos (sobre todo en relación a Holanda). Por otra parte, aquí sí tenemos agrupaciones ciclistas, sí tenemos, en algunos casos mas de una cleta, a mi me interesa tenerla lo mas limpia posible y en condiciones mecánicas de funcionamiento y creo que desarrrollamos, incluso una relación de afecto con nuestras máquinas (algunas tienen nombres). ¿Es, entonces aplicable el ejemplo a nuestra realidad? Por otro lado creo importante entender que no se puede promover el uso de la bicicleta sin reducir el espacio al automóvil y advertir sobre sus externalidades negativas como congestión, contaminación y participación en fallecimientos y lesionados.

    Saludos

  7. Gustavo, de hecho yo personalmente he comentado en varias oportunidades que Chile y Santiago no serán Amsterdam o Copenhagen, como algunas orgaizaciones pretenden. Acá tenemos nuestra propia cultura y las caracteristicas urbanas a nivel demográfico principalmente son muy distintas de las europeas. Mientras allá las ciudades son compactas y densas, acá se expanden (sin planificación) y no son densas. Los desplazamientos son extremadamente largos en este continente, mientras que en Europa son mas reducidos. Sin embargo hay una política o concepto muy fuerte que rescatar de estos ejemplos extranjeros: Se rpivilegia la movilidad humana, se basan los diseños en personas y no en máquinas. Para ellos pensar en una ciclovía es pensar en la movilidad cotidiana, no en una excepción como de base se hace acá en Chile.

    Pensar en la bicicleta como excepción es un flaco favor que nos hacemos a nosotros mismos.

    respecto a tu aporte final, totalmente de acuerdo. No se puede pretender promover el uso de la bicicleta si por el otro lado no se toman medidas que limiten el uso del automóvil y pacifiquen el entorno urbano, hoy dominado por la presencia de esa máquina mortal llamada auto.

  8. Que clara visión, sin vísceras de por medio, sin trasnoche pedalero… otras veces lo he dicho: hay que ilustrarse sobre el tema, varios de los puntos tocados en este artículo los aborda J. Fórester en el Ciclismo Eficiente, sobre todo lo que guarda relación con la fiebre de las ciclovías y la subcultura fundamentalista de algunos grupos de “pedaleros”. Buen concepto el de “ciudadano ciclista”.

  9. Si me parece genial el concepto del ciudadano ciclista, el cual tambien es una realidad en nuestro pais ya que hay muchos pedaleros a lo que no les interesa el tema probicicleta, integrar alguna agrupacion o que se construyan ciclovias, ellos pedalean siempre buscando el camino mas rapido y si la bici presenta problemas las mandan al taller cercano.
    Ojala puedan seguir aportando documentos como estos ya que conocerlos representa un verdadero aporte y demuestra el interes de su agrupacion en fomentar el uso de la bici, los copypaste solo sirven para crear la sensacion de conocimiento. Gracias.

  10. Gracias Cristián y Miguel. Una de las cosas que hacemos con nuestra red de blogs es precisamente generar contenido local, en base a nuestra experiencia de cerca de 8 años velando por el derecho a movernos en bicicleta por la ciudad. Me gusta leer comentarios como los de uds, ya mas críticos e informados, lo que nos permite aprender mucho y aplicar ese conocimiento nuevo en nuestro trabajo.

  11. Muy bien, esto responde a una sensacion que tengo hace tiempo, no pertenesco a ninguna agrupacion de ciclistas pero desde mucho tiempo pienso en que el transporte en la ciudad, sobre todo los de distancias cortas o medianas deberian ser en bicicleta o un vehiculo bastante mas pequeño que un auto..

    He sentido con este articulo algo que me explica la extraña sensacion que me provocaban algunas agrupaciones de ciclistas, nada malo, sino que diversas posiciones respecto del como actuar para conseguir que las autoridades hagan algo.

    Entonces, iterpretando la letra y el espirutu del articulo, tal ves el asunto es algo mas simple, a las autoridades no se les convencera con solo protestas y si se lograra hacaerlo, el agua volvera a su curso cuando ellas sean cambiadas, en cambio si la ciudad se comienza a llenar de bicicletas, si me yo compro una o me la hago y salgo al parque San Borja con mis hijas, si como hace mucho, las personas que han utilizado la bicicleta como medio natural de transporte siguen haciendolo, cualquier autoridad vera claramente que la ciudad debe cambiar, no hablo de una posicion totalmente pasiva respecto de la relacion con las autoridades, sino que lo natural que sea el uso de la bicicleta para nosotros y para nuestros hijos, provocara lo que en esa ciudad europea fluyo con algo de naturalidad.

    Tambien observo con cierta incredulidad ver la bicicleta como algo mas que un medio, es cierto que nos puede gustar la forma y un modelo en particular, que hasta hagamos que la ropa combine con el vehiculo, pero si eso se transforma en la razon principal, nuestro sano habito no traspasara a la siguiente generacion, me parece.

    Saludos

  12. Gracias avi55 por compartir tu reflexión con nosotros. De hecho comparto bastante el tema que mencionas respecto a la autoridad. Dada la experiencia que hemos tenido con un amplio abanico de “tomadores de decisiones” sentimos que lo mejor es trabajar de cara a nosotros mismos, como ciudadanía, mas que estar enredados en reuniones y acuerdos con las autoridades. Salvo en casos puntuales donde nuestra presencia es determinante, como lo ha sido en el tema de la discusión del proyecto de ley de la bicicleta, donde nos vimos obligados a participar dado que este proyecto responde a una iniciativa llevada a cabo por algunas organizaciones relativas al tema de la bicicleta, que creen que una ley específica reguladorea de la bicicleta que declare buenas intenciones respecto a su uso, es la solución.

    Todos tenemos el derecho a desplazarnos de forma segura, cómoda, rápida y eficiente, independiente del medio de transporte que escojamos. Esta base garantiza la subsistencia, ya que de esta forma es que podemos acceder a abastecimiento, salud, educación, trabajo y esparcimiento.

Comments are closed.