El auto en las veredas

Autos en la vereda

El estacionar en las veredas, jardines y plazas, es un mal que se está viviendo producto de la saturación de automóviles que hay en la ciudad. No sólo existe la congestión, problema derivado de los automóviles en circulación, si no que también la obstaculización de espacios en teoría, consolidados en el entorno urbano, como lo son las veredas, reservadas exclusivamente para cuando caminamos.

La movilidad es una actividad básica para la subsistencia del ser humano. El derecho a la movilidad está siendo vulnerado por distintas aristas. Las externalidades negativas producidas por el transporte privado en automóvil, afecta a toda la cadena de movilidad, desde cuando conducimos un auto a cuando caminamos.

El uso de las veredas para estacionar era algo que no se veía con tanta frecuencia como sucede ahora. El parque automotriz ha aumentado considerablemente y algunos dueños de automóviles buscan espacio donde ya no queda. La razón aparente para dejar sus autos en las veredas consiste en proteger su vehículo de posibles choques, rayones y pérdidas de espejos por el constante transitar de otros autos, en calles que se han vuelto estrechas por la saturación automotriz. La decisión de usar el auto trae aparentes beneficios para el automovilista, pero una serie de implicancias no gratas al resto de las personas que se desplaza de forma diferente.

Autos en Jardín

Ahora, caminar por la vereda implica sortear una serie de obstáculos. Las parejas deben soltarse de las manos, los coches de bebé deben bajar a la calle y para que decir la tarea que tienen por delante las personas con movilidad reducida.

Se hace necesario aplicar control al automóvil para recuperar espacios que hemos ido perdiendo con el paso de los años. Se han planteado esbozos de solución, que en la gran mayoría de los casos, siempre terminan segregando a las personas para que estas no estorben el camino de los autos; Ciclovías, Rejas, Pasarelas, Semáforos… todos ellos siempre liderados con el argumento de la “seguridad”. La apuesta parece ser eliminar el obstáculo humano del camino de las máquinas.

Ahí es cuando me pregunto. De qué sirve construir ciclovías segregadas, si hoy en día se vulnera, con total impunidad, espacios aparentemente consolidados para la circulación de peatones. ¿Cómo pretender que las personas que conducen automóviles no invadan las ciclovías si ni siquiera respetan las veredas?

Hay demasiado abandono en las labores de fiscalización de tránsito, casi al punto que pareciera que este tipo de conductas urbanas contaran con la aprobación del estado.

Artículo 159 de la ley de tránsito:

Se prohiben las siguientes detenciones y estacionamientos:
…En aceras, pasos de peatones o lugares destinados exclusivamente al tránsito de los mismos;…

Podríamos hacer un minuto de silencio por la letra muerta. Pero no, siento que el asunto puede mejorar y de cada uno de nosotros depende.

8 thoughts on “El auto en las veredas

  1. Totalmente de acuerdo con todo lo planteado. Y eso que solo consideraste el día. Basta recorrer de noche la urbe. Ñuñoa como un caso puntual y como producto de la proliferación de lugares de entretención en la comuna y amparados por los cuidadores de autos, está situación se incrementa, haciendo imposible la circulación. Se toman veredas,antejardines, ciclovías. Por otro lado me llama la atención la tendencia que existe entre los ciudadanos de comprarse sendos vehículos, que por volumen ocupan una cantidad de espacio increible. 4x4s donde solo van un par de personas y que obstaculizan toda la vereda, me parece una desproporción. ¿Por qué no optan por city cars?, autos pequeños. Es lamentable, pues he visto casos donde sillas de ruedas o personas con discapasidad móvil no pueden desplazarse o sras con coches de niños no pueden circular y deben estar constamente sorteando estos “inconvenientes con 4 ruedas”, con el consiguiente riesgo a su integridad física. De fiscalización nada, la autoridad brilla por su ausencia y tanta legislación termina durmiendo el sueño de los justos en el papel. Todo esto sin considerar la nula consideración de algunos ciudadanos que no transan ni están dispuestos a ceder un cm en sus intereses y comodidad en pos del bien de la comunidad. Según van las cosas, deberemos aprender a volar, mal que mal el espacio áereo aún no está tan saturado.

  2. Hola
    en mi opinion, carabineros o inspectores municipales, simplemente por flojera no ataca esta infraccion a la ley de transito
    saludos

  3. Uuuuh aquí en Valpo, en el cerro y mas específicamente en la calle donde vivo (Urriola) es pan de cada día y que hablar de los fines de semana que se llena de turistas.

    Cero respeto con el peaton, hay algunos que sin asco estacionan el auto en la vereda, ocupando toda la vereda y tu tienes que pasar por el lado.

    Yo encuentro que la patudez es mucha, y mas apun cuando en toda la calle esta lleno de señalizacion de no estacionar, pero como estan descoloridas por el sol nadie las pesca, es una verguenza, pero cuando uno anda en bici compartiendo la calle te llueven los bocinazos. Yo voy a mandar una carta al Mercurio de Valpo a ver si pescan.

    Saludos!!

  4. Uuuuh aquí en Valpo, en el cerro y mas específicamente en la calle donde vivo (Urriola) es pan de cada día y para que hablar de los fines de semana que se llena de turistas.

    Cero respeto con el peaton, hay algunos patudos que sin asco estacionan el auto en la vereda, ocupando toda la vereda y tu tienes que pasar por el lado bajándote a la calle.

    Yo encuentro que la patudez es mucha, y mas aun cuando en toda la calle esta llena de señalizacion de no estacionar, pero como estan descoloridas por el sol nadie las pesca, es una verguenza, y cuando uno anda en bici compartiendo la calle te llueven los bocinazos. Yo voy a mandar una carta al Mercurio de Valpo a ver si pescan.

    Saludos!!

  5. Excelente el video del hombre que pasa sobre los autos que estan en la vereda, la verdad dan ganas de hacer lo mismo, aveces me dan ganas de rayarles los vidrios con spray escribiendo “soy un abusador que estaciono en la vereda” pero no lo hago solo porque soy contrario a la violencia, aunque aveces uno pierde la paciencia.

  6. El tema de los estacionamientos para autos da para pensar (y mucho!) sobre la situación de los ciudadanos y su entorno.

    Es necesario reflexionar respecto a su real implicancia dentro del territorio urbano y más aún en ciudades de las magnitudes del gran Santiago. Es común observar cómo se diseñan calles para un cierto número de autos/hora (flujo), pero no se estudian sus reales aplicaciones cuando, por decreto municipal, se destina uno de sus carriles al estacionamiento de autos. De alguna forma, la ciudadanía entera está subvencionando un bien nacional de uso público para el beneficio de un número reducido de personas y más aún, todas las externalidades que ello produce (seguridad, ineficiencia en la utilización de los recursos -calle- contaminación visual, desplazamiento peatonal, árboles, etc.)

    Si esta ciudad planteara SERIAMENTE el tema de los estacionamiento de los automóviles y su relación pro-ciudadana donde la prioridad sean sus HABITANTES, se debiera pensar entonces, que las actuales inversiones (autopistas, semaforización, transporte público, etc.) debieran estar en pro de las personas que promueven actitudes favorables para el mejoramiento en la calidad de vida de las personas, promoviendo, por ejemplo, el uso de la bicicleta como medio de transporte, la caminata, transporte público, etc.

    Proyecto como la eliminación de los estacionamientos en superficie de la Avda. Ricardo Lyon para generar una ciclovía es exactamente lo que hace valorar el entorno en el cual se vive.

    Finalmente, quiero hacer un pequeño comentario respecto a lo ocurrido el pasado día 13 para las elecciones. QUE BONITO fue ver a las personas tomarse la ciudad!!! Sras. conversando en las esquinas, niños paseando al perro, abuelitas bajo un árbol disfrutando del día mirando simplemente a la gente pasar, deportistas aprovechando del día para hacer deportes y un sinnúmero de ciclistas yendo y viniendo de los centros de votación. Hace tiempo que no se viven estos momentos urbanos que hacen reflexionar sobre cómo queremos vivir.

    Hago un llamado especial a las personas que viven en el sector oriente de la capital (y que posee la mayor proporción de autos/hab.) y que votarán para la segunda vuelta, que se atrevan a subirse a una bicicleta y salgan con sus hijos a disfrutar del recorrido sin miedo. Por su parte, a los hijos, motiven a sus padres a ir en bicicleta, ya que encontrar un estacionamiento ese día es muy complicado y caótico.

    Saludos a todos y espero que disfruten de ese día con otros ojos y ojalá arriba de una cleta!

Comments are closed.