Entrevista en Diario Uno: Un ciclista en Santiago

El pasado domingo 9 de mayo el Diario Uno publicó una entrevista que el periodista Andrés Figueroa me hizo la semana pasada, titulada Un Ciclista en Santiago. Quiero compartir aquí el texto íntegro que envié a la redacción, de mamera que aquellos que no puedieron comprar el diario puedan echarle un vistazo.

Dejando de lado lo sensacionalista del texto en portada “Ciclistas en la Dura: Vías segregadas sólo buscan sacarnos de las calles”, quedé bastante contento con el resultado.

Portada del diario uno 9 de mayo de 2010

¿De dónde salió el gusto de transportarte en bicicleta?

Fue en mi infancia, en la ciudad de Chuquicamata. Como seguramente pasaba con gran parte de los niños en esos años, reconocí en la bicicleta esa hermosa capacidad que tiene de extender el radio de movimiento de las personas a costo 0 y un 100% de independencia. Al salir en bicicleta podía viajar bastantes cuadras en menos tiempo, por lo que mis momentos de juego se extendían al no ser la distancia un problema. Podía escoger con quien de mis amigos pasar la tarde, independiente donde se encontraban. Ya en Santiago con mis primos hacíamos escapes importantes. Al comienzo andabamos por la vereda y cuando podíamos utilizábamos la calle, porque era más directo.

Cuando cursaba la enseñanza media, mi hermano menor se ganó una bici en una rifa del colegio -nuestras bici cross habían sido vendidas- y fue esa bicicleta la que utilicé para hacer los primeros viajes utilitarios en la ciudad. Iba a ensayar con mi banda, o a actividades del colegio, pero nada tan cotidiano. Empecé a utilizar diariamente la bicicleta la segunda mitad de mi vida universitaria y desde ahí cualquier otro modo de transporte que utilizo es debido a una situación excepcional.

¿En qué ocasiones la usas?

Principalmente para ir al trabajo y acceder a otras cosas como abastecimiento, reuniones sociales, vistar familiares, para todo.

¿Cuánto tiempo pasas arriba de la bicicleta?

En mi radio de acción, por lo general los viajes tienen un promedio de 18 minutos, en los que recorro cerca de 5 kilómetros. Diariamente debo estar pedaleando unos 50 minutos.

¿Por qué organizarse para andar en bicicleta?

No se trata de organizarse para andar en bicicleta, si no de organizarse para comunicar las virtudes de la bicicleta como medio de transporte. Es una herramienta sencilla, que permite que nos movilicemos de manera limpia, eficiente. La bicicleta es un vehículo asequible en extremo. Además se pasa bien pedaleando en la ciudad. La actividad física que hacemos cuando lo hacemos sólo nos trae beneficios. Pedalear es una de las actividades más sanas que el ser humano puede desarrollar además de hacer eficiente nuestro propio uso de la energía.

¿De dónde surgió la idea de Arriba e la Chancha?

De la necesidad, primero, de reconocer a los usuarios tradicionales de la bicicleta, esos que quedaron a un lado en la sociedad después del boom del automóvil -y los créditos- en los 80. Me refiero a Jardineros, Gásfiters, Obreros…. La ciudad se transformó y se hizo ajena a las personas. En segundo lugar, por difundir el hecho que la bicicleta es un excelente instrumento para movilizarnos. Quienes optamos por ella tenemos el mismo derecho de todos los ciudadanos a movilizarnos de forma cómoda, segura, eficiente y expedita.

¿Por qué se le dirá Chancha a la bicicleta?

No lo hemos podido confirmar, es parte del folclor urbano. Antiguamente, un profesor viajaba en su bicicleta a la escuela en la que trabajaba, en un sector de chacras fuera del centro de la ciudad. Sus alumnos, bastante inquietos, preferían pasar su tiempo montando chanchos en vez de estar en clases, por lo que el profesor los perseguía en su bicicleta para que desistieran de su actividad y fueran de una vez a la sala. Pero para los niños todo era un juego y a la voz de “Ahí viene el profe arriba de su chancha!!!” salían arrancando para escapar de él.

¿Cuáles son las principales ventajas?

Independencia, simpleza, 0 contaminación, libertad, el desarrollo de actividad física, el contacto con la ciudad… con la bicicleta te multiplicas. Y al mismo tiempo, menos es más.

¿Cuáles las dificultades principales?

Relacionadas a la bicicleta, ninguna. Las que encuentres, tendrán que ver con la forma en que llevas tu vida y con cuanto miedo vives en tu día a día. Las dificultades las encontrarás en el entorno urbano y a nivel social. Las ciudades se han modificado en los últimos 90 años pensadas en el automóvil como único medio de transporte, olvidando cualquier otra forma de movilidad. En lo social se ha construído mucho miedo. Las personas prefieren encerrarse en las casas a comartir con sus vecinos. El automóvil es mas o menos un refugio móvil para aislarse de la ciudad.

Bajo ese esquema también se han planteado nuevas reglas con la llegada de los autos: nació la seguridad vial y todos los ciudadanos debemos atenernos a esas reglas o simplemente sales herido o mueres. Entonces tienes un entorno que abraza al auto y olvida al las personas.

¿Qué tipo de conductor de automóvil enfrenta un bicicletista chileno?

En general, la ciudad en materias de tránsito está viviendo un esquema de “arréglatelas como puedas”. Desde ese punto de vista hay caos en la movilidad. Se lucha por espacio y por tiempo, y la misma lucha es la fuente del caos. No importa lo que pasa fuera de auto, por lo tanto hay inconsciencia. La forma en que nos estamos moviendo hoy nos está matando, pero la sociedad está inmune: más de 1500 muertos anuales por siniestros de tránsito parecen no importar, eso sin contar a todas las muertes prematuras por contaminación -accidentes vasculares y problemas respiratorios- que matan cerca de 700 personas anualmente. Los costos de salud que paga el país por los actuales hábitos de transporte son extremadamente elevados.

Para no entrar en clasificaciones de las personas según el medio de transporte que utilizan, es bueno tener una cosa en claro. Todos tenemos el mismo derecho a movilizarnos independiente del medio de transporte que utilicemos. Pero hay un aspecto importante a tener en cuenta y tiene que ver con él potencial daño que el vehículo conducido puede causar, por lo tanto las responsabilidades debieran orientarse en ese sentido.

¿Qué tipo de peatón enfrenta un ciclista chileno en Santiago?

No se trata de que estos de acá son así y estos otros son asá. Las dificultades de la movilidad urbana la estamos sufriendo todos por igual. Cuando nos movemos a pié enfrentamos en general las mismas dificultades derivadas de una ciudad pensada en los autos, por lo tanto a pié cuesta moverse también. Lo importante es que indepenidente del modo en que nos desplacemos, lo hagamos con respeto, entendiendo que el del lado tiene la misma necesidad que yo de moverse de A a B. Es parte de nuestras vidas.

¿Sirven las vías especiales para bicicletas que existen en Santiago? ¿Cuáles son las más recomendables y cuáles no?

Lo que se ha hecho en Santiago en un 98% ha sido por cumplir. Las vías segregadas que se han construido sólo buscan sacar al ciclista de la calle para que no moleste al tráfico de alta velocidad. Estas mismas vías que venden como “más seguras” entregan una serie de dificultades nuevas, cada esquina es un conflicto por lo tanto no facilitan las cosas, las complican. Caminos estrechos, sinuosos, inconexos son algunas de las características que los que optan por ellas deben superar. Providencia es la que mejor lo ha hecho. Pero aún existe el problema de las esquinas donde el que va en bici debe enfrentar muchos obstáculos. Ñuñoa, un puro chiste. Destaca de manera importante la ciclovía (la más antigua a estas alturas) de 5 de Abril y el pequeño tramo de la ciclovía de Isabel la Católica, entre Tobalaba y Vespucio. Es amplia y va por la calzada.

¿Qué demandas le harías al gobierno como bicicletista?

  • Disminución de la velocidad máxima (Mattei y Novoa lideraron el proyecto para aumentarla)
  • Implementación de zonas de 30km en zonas residenciales
  • Medidas físicas de calmado de tráfico
  • Mejorar el transporte público
  • Fomentar el uso de la bicicleta y ampliar las áreas peatonales: Mientras más personas se muevan en bici y más personas caminen, más seguro es el entorno urbano.

¿Piensas que si todos anduviéramos en bicicleta el negocio de los automóviles, el transporte y el combustible, no se irían a pique contra una práctica masiva y dañina para sus intereses?

Yo creo que hoy nos estamos llendo a pique los ciudadanos por sus intereses. El miedo vende. Y las decisiones de movilidad no deben estar basadas en los intereses de las empresas, si no que de las personas. La movilidad es una actividad básica para lograr la subsistencia.

Y dudo que se vayan a pique, si el problema en la movilidad no es la venta de autos, si no que el hecho de que a todo el mundo le da por creerse el cuento de la libertad e independencia del auto al mismo tiempo. Eso genera congestión y las dificultades ya expresadas. No se trata de armar bandos. Autos acá, bicicletas allá, peatones al otro lado. El auto permite abarcar grandes distancias y en la ciudad la mayoría de los viajes en auto se hacen dentro de la misma comuna. Son viajes de menos de 7 km!, distancia que fácilmente alcanzas con 1/2 hora de pedaleo. El problema es el abuso del automóvil. Dan Burden, un urbanista norteamericano dijo:

Los autos son más felices cuando no hay otros autos al rededor. Las personas son más felices cuando hay otras personas alrededor”

¿Es una conducta anticapitalista optar por la bicicleta?

No tiene nada que ver con eso. Es anticapitalista hacer compost o es capitalista andar en auto? Definitivamente no. Montar una bicicleta para moverse es un acto de libertad pura del ser humano.

Muévete en bici hoy, será un buen día.

6 thoughts on “Entrevista en Diario Uno: Un ciclista en Santiago

  1. Muy buena entrevista Claudio. Felicitaciones. Que buena onda presentar una visión tan positiva e integradora de la bici. Se agradecen tus aportes.

  2. Aunque estoy de acuerdo con lo mencionado en la entrevista, quiero expresar lo siguiente, considerando que tambien soy ciclista :
    CICLISTAS : RESPETO / CUIDADO.
    En muchas ocasiones he vistos ciclistas conducir como si estuviera en la Vuelta Chile, sin visualizar los riesgos que corren y que a la vez generan. Saliendo de mi casa y girandome para comenzar a caminar por la vereda, alcance a esquivar a uno de ellos que venia como avión por esta vía, habiendo ciclovía. SI me huviera chocado tanto el como yo habríamos resultado con daños corporales y seguramente alguna fractura, ¿quien paga los daños? aparte de los dolores y probables secuelas.
    Reconozco que al conducir un auto nos convertimos en energúmenos, al parecer tambien a algunos ciclistas les ocurre lo mismo.
    Saludos Claudio.

  3. Hay algo que me queda dando vueltas y no logro entender del todo, me refiero al concepto de “daño potencial”… que es eso? Un ciclista, ebrio o no, si se traslada por el sector de peatones de una calle o por un “parque” como el cerro san cristóbal y choca o atropella a un pequeño de tres, cuatro, cinco años o más y le provoca daño cerebral irrecuperable a raiz del impacto (situación absolutamente probable), debería recibir menos castigo porque la ley en algún momento estableció que el “daño potencial” que podría provocar es menor que el de un automivilista???
    Cuando subo al san cristóbal algunos fines de semana, me aterra la actitud de algunos ciclistas… temerarios, desprevenidos, cero respeto por el resto, cero… y no exajero. Alguien entiende, en plena conciencia, que el “daño potencial” de cada uno de nuestros actos es incalculable. Qué es eso de “daño potencial”… Si un ciclista imprudente dañara a mi hija bajo estas circunstancias valdría la explicación de que… “agradece que no fue con un auto, porque ni en estado vegetal te la habrían dejado…” eso es el concepto de “daño potencial”…? es responsabilidad multiplicada por Km/hr + masa X aceleración o algo así???
    que penoso que tras buenos argumentos, con olor a madurez, subyazca una profunda relativización de responsabilidades y valores… o es que acaso todos los ciclistas somos alguna especie de “elegidos y bien amados”… pedalear nos hace salvos? o algún fundamentalismo por el estilo…?
    En algo estamos de acuerdo… al menos nos damos un espacio como este para discutir…

  4. Hola Miguel.

    La idea que subyace tras el tema del peso volúmen y masa tiene que ver con proteger siempre al actor más vulnerable en caso de un siniestro. Por ejemplo, si un camión choca un auto, el primero debería tener mayor responsabilidad en el hecho ya que conduce un vehículo cuya magnitud de daño es mayor. Lo mismo aplica a un usuario de la bici con un peatón. En el caso del ejemplo que colocas, y conociendo además los contrastes de velocidad que se producen en el cerro, la persona en bicicleta es el que mayor daño puede causar, dada la velocidad (aunque el también saldría bastante perjudicado).

    Esta propuesta o idea, es un paradigma nuevo para nuestro país, que busca principalmente reconocer una realidad: hay vehículos que causan más daño que otros en caso de siniestros, o cuando se salen de control. Bajo ese esquema, sus conductores deben tener mayor preparación y deben circular con mayor respeto, dado el impacto que su presencia causa.

    Ya es hora que cambiemos la forma en que vivimos el espacio público y aprendamos a compartir. Ninguna ley va a crear de la noche a la mañana un ambiente de respeto y solidaridad urbana, entendiendo que todos tenemos exactamente el mismo derecho a utilizar la ciudad. Una propuesta como la que planteo, siento que inclinará positivamente la balanza en materias de muertes o lesiones por actividades vinculadas a la movilidad.

    Ahora, porsupuesto que es un tema discutible y mejorable y es por eso que precisamente existen estos espacios. Gracias por participar.

Comments are closed.