Pendiente y continuidad: dos claves para el ciclismo urbano en SCL

Recientemente, en una columna publicada por el diario el Mercurio, el arquitecto Felipe Assadi postulaba la inviabilidad del ciclismo urbano como transporte efectivo para Santiago. El argumento central, que sustentaba esta hipótesis, era la pendiente promedio de la ciudad, supuestamente de un 3% . Lo cierto es que este falso supuesto, no es sólo cuestionable sino fácilmente comprobable. Veamos; si tomamos como referencia la distancia recorrida (8,91 km) entre Plaza Italia (591 MSNM) y Los Dominicos (718 MSNM) La pendiente promedio en este recorrido es de apenas un 1.425% y eso que estamos considerando una parte alta del valle de Santiago, de ahí al poniente la pendiente disminuye considerablemente.

Sin embargo, aún cuando el argumento de la pendiente es, por sí sólo, endeble e inconsistente, existe un inconveniente asociado al diseño de la infraestructura vial, que incrementa significativamente el problema de la pendiente y dice relación con la discontinuidad y las interrupciones en el recorrido, que caracterizan a la mayoría de la ciclovías de la ciudad.
Bajo el argumento de una mayor seguridad, la mayoría de las ciclovías de Santiago, han sido emplazadas en veredas o bandejones centrales, alejando a los ciclistas de los autos y acercándolos a los peatones, sumado a lo anterior, muchas se han proyectado de modo que en cada cruce el ciclista deba disminuir la velocidad, casi a cero. Pocuro es un ejemplo claro de aquello. Ahora bien, tal como nos dicen que un auto; consume más combustible cuando está en un taco, donde debe acelerar y frenar constantemente, mientras que en una carretera su consumo disminuye, debido a la inercia. Lo mismo ocurre con un ciclista; si cada vez que llega a una esquina, debe frenar hasta cero para poder partir nuevamente, el esfuerzo que significa llegar de un punto a otro, se incrementa exponencialmente.

Con lo anterior, me atrevería a decir que si bien la pendiente influye, lo que realmente atenta contra la posibilidad de plantear el ciclismo urbano como medio de transporte, masivo y eficiente, para Santiago radica en la falta de continuidad al desplazarse; y no me refiero tanto al hecho de que no exista una red de ciclovias bien conectadas, sino al diseño de las mismas. La gran mayoría de las ciclovías en Santiago han sido diseñadas para la recreación y el deporte, no para aquellos que buscan desplazarse de su casa al trabajo, todos los días, en el menor tiempo posible.

Aquí, me permito introducir una propuesta que he estado desarrollando hace un par de años -en conjunto con Osvaldo Larraín- y que podría aportar con una mirada distinta al problema; se trata de una ciclovía express por el cauce del río Mapocho.
Este río, columna vertebral de la ciudad, que atraviesa 14 comunas en su paso por Santiago, podría albergar una ciclovía en su interior de más de 15 km, pasando bajo los puentes, evitando semaforos y cruces. Así, alguien que va desde Pudahuel a Providencia, podría disminuir, no sólo los tiempos de viaje y el esfuerzo físico, sino también el riesgo de accidentes.
Iniciativas como estas ya se han desarrollado en otros países, con niveles de usabilidad y eficiencia, ampliamente demostrados. Un ejemplo de aquello es el río Besós en Barcelona, cuyo régimen de inundaciones es similar al del Mapocho y sin embargo, esto no atenta contra la implementación de la ciclovía que se inunda, cuando mucho, un par de días al año.

Si ya se construyó una autopista urbana en la ladera norte del río ¿por qué no podemos exigir una ciclopista express en la ribera opuesta?

Tomás Echiburú Altamirano
Arquitecto PUC
Magister en Arquitectura del Paisaje (c)
Ciclista urbano

PD:La pendiente, expresada en porcentaje, es una convención que indica la relación entre la altura alcanzada y la distancia recorrida. La fórmula para calcularlo es Y/X = %P donde Y es la altura (vertical) y X la distancia (horizontal)

Fuente de imágenes

1,2 y 3 – Osvaldo Larraín, proyecto de título de arquitectura PUC, 2010.
“Reestructuración del borde del río Mapocho: movilidad y ecosistema en el centro de Santiago”.

4 – Tomás Echiburú, Tesis de magister en Arquitectura del Paisaje PUC, 2011.
“Reclamación del paisaje urbano: procesos e infraestructuras para la revaloración del río Mapocho”.

5 – Ciclovía en el río Besós.

29 thoughts on “Pendiente y continuidad: dos claves para el ciclismo urbano en SCL

  1. Felipe Assadi hace bonitos proyectos, pero su columnadeja mucho que desear.
    leí ese desafortunado artículo también y comparto las opiniones acá mencionadas.
    yo vivo en la reina y trabajo en Vitacura y hago clases en Stgo. centro una vez a la semana. los desplazamientos por una cota similar son un agrado, mas si se realizan por un parque o vía de bajo tránsito. Para viajes largos y con mayor diferencia de altitud, se hace más prohibitivos a personas sin buen estado físico.
    Santiago es una gran ciudad para pedalear, en especial en las comunas con más árboles.

    saludos

  2. Comprobé la pendiente usando trigonometría (soy ingeniera) y con MapMyRide y efectivamente, no es 3% de pendiente, es menos.

    El tema de la pendiente es una excusa barata para hacer pensar de que en serio en Santiago estamos encajonados en un valle imposible de ser pedaleable; de hecho, es el tema más aludido por los “entendidos” para decir que en Santiago no es posible usar la bici como transporte. Si los mismos que opinan que nuestra ciudad es así se subieran a la bici y pedalearan, se darían cuenta de su error, pero siempre es mejor pensar que los “entendidos” entienden.

    Ni los entendidos en diseñar ciclovías entienden como hacerlas.

  3. Estimado Tomas.

    Soy un usuario habitual de una de las mejores ciclovias que conozco en Santiago, la de Antonio Varas. Con una excelente “continuidad” como tu bien llamas, buen aislamiento entre peatón, bicicleta y automóvil, excepto en los cruces donde siempre existe la posibilidad de que alguien no respete la señalización existente en fin… Uso este camino para ir a mi trabajo todos los días.

    Pero no puedo dejar de acordarme de lo desagradable que es transitar por una ciclovia mojada. Esto ocurre por diversas razones: desde el riego automático, la lluvia del día anterior, el agua que sale de alguna construcción, hasta personas que regando mojan la ciclovia.

    Pregunta domestica:
    Una ciclovia dentro del Rio agranda la posibilidad de llegar con manchitas , manchas o manchotas de agua o barro en tu ropa de oficina.

    Como se soluciona este problema dentro de la Rivera del Rio?

  4. Me parece una muy buena idea, siempre he pensado que la mejor forma de fomentar la bicicleta como medio de transporte más que de recreación es la creación de algo parecido a una “autopista para Bicicletas”, Naturalmente a alguien se le ocurrirá ponerle pórticos de telepeaje.

    Saludos.

  5. Estimado Andres,

    Con respecto a la ciclovía de Antonio Varas: ¿no te parece molesto, e incluso peligroso, que en cada cruce la vereda sea compartida entre peatones y ciclistas? a mi juicio, eso incrementa la posibilidad de un colisión, si mantienes tu velocidad (como asumo todos queremos)
    En relación a la “pregunta doméstica”, diría que no es, en ningún caso, una situación distinta a la de cualquier otra calle. Debería construirse un pequeño muro que separe el cauce normal de la ciclovía y que se inundaría frente a crecidas eventuales (máximo 3-4 días al año), luego habría que limpiarla, barrerla y voilá, todo normal.

    Saludos,

  6. Mapocho cicletable… Gran idea, yo voy con frecuencia a mi trabajo desde plaza italia a nueva tajamar con santa maria. Me imagino muchos destinos con rutas parecidas

  7. Tomas Muy buena columna. Felicitaciones! Todo lo que sean ideas y aportes para aumentar el uso de la bicicleta sirven. Crear consciencia y respeto, primero con las personas y luego con el medioambiente. Una ciclovia con caracteristicas de autopista seria un sueno hecho realidad. A los “colegas” bicicleteros: no usar las veredas y si lo haces, que sea lento, con mucha precaucion y, como es obligacion en Muchos paises desarrollados: CON TIMBRE!
    Tampoco olviden EL CASCO! Grande ArribaELaChancha!!!

  8. Aprecio mucho tu idea, sería muy interesante ver realizarse un proyecto de esta magnitud.
    Yo transito en bicicleta por las ciclovías a veces pensando en respetar ese espacio que se ha creado, pero lamentablemente el diseño de estas es muy complicado e intermitente, las esquinas son terribles y las he vivido como ciclista y como conductora, para los automovilistas también es muy difícil frenar y darte cuenta si viene o no un ciclista… uff…
    Bueno hay muucho más que decir, pero espero que este proyecto u otro pueda concretarse. Para el beneficio de los ciclistas, una ciudad más limpia y gente más saludable.

  9. Buen proyecto! Ojalá se haga realidad

    Como usuaria frecuente de ciclovías y parques entre las Condes-Providencia y el centro me parece que la mejor es la de Isabel la Católica. Está al nivel de la calle para circular como un medio de transporte más, con vía exclusiva y lo más importante; sin curvas, que es a las bicicletas como un lomo de toro para los autos (Antonio Varas y Pocuro)

  10. Pienso que más que hacer una ciclovía por la ribera del río, podría ser positivo aplicar “traffic calming” por Andrés Bello; es horrible el ruido existente allí, se hace imposible conversar con alguien con las 4 pistas en ambos sentidos, sin contar que para trayectos parecidos existe Av. Providencia-11Septiembre, Costanera Norte, Santa María y Los Conquistadores. Tanta vía rápida aumenta los riesgos de manejar a altas velocidades y por ende, colisionar. ¿Para qué tanta vía express?

    Me gustaría ver mi ciudad hecha para la gente y no para los autos.

  11. Encuentro atractiva la idea… como idea. El no tener espacios seguros para transitar en bicicleta es ciertamente un problema, pero me parece que la implementación de esta idea ayudaría más a la segregación y no a la inclusión de las bicicletas en las vias de transporte público. Otro detalle es que “allá abajo” en la ribera del río podría pasar cualquier cosa (accidente, asalto, falla mecánica) y el ciclista no estaría a la vista de otras personas que vayan fuera de la vía segregada, que podrían eventualmente ser de ayuda. Por supuesto, planteo esto desde meros aspectos prácticos… Otra cosa es que la pista estuviera pensada para hacer deporte, caso en el cual le veo más utilidad. Aún así, me alegra profundamente ver que surgen ideas interesantes que tienen a la bicicleta como tema. Saludos, y felicitaciones por la propuesta.

  12. Estimados,

    Entiendo las aprehensiones que pueden tener con una propuesta así, en términos de segregación. Lo cierto es que esta propuesta, no sólo tiene como objetivo hacer una pista de bicicletas express. Además, y quizás aún más importante, se plantea como propósito recuperar el lecho del río Mapocho como espacio público ciudadano. Si hoy el río es foco de delincuencia es, justamente, porque es un espacio negado en la ciudad. Si nos volcamos a él y lo reclamamos como lugar, podremos impulsar un proceso de revaloración, con alcances mucho mayores al de una mera ciclovía. Esto sería sólo un punto de partida; un pretexto más.

    Saludos

  13. Muy buena columna e idea. Habria que ver asuntos practicos que han dicho antes, vigilancia, alumbrado, y lo mas importante, cuanto le restas al mapocho de area de escurrimiento por el tema de las crecidas (no se si habra quedado muy al limite con la autopista). Saludos

  14. Estimado René,

    la vigilancia deberíamos hacerla todos, por el hecho de usar el espacio. La iluminación, por cierto, es fundamental. Por último, lo del área de escurrimiento está estudiado y es despreciable. Lo más complejo, pero aún así abarcable, son los accesos y salidas en lugares estrechos. De todos modos, se han hecho cosas parecidas con menos espacio aún.
    Les dejo otro proyecto, para que vean que se puede: http://www.designobserver.com/media/pdf/Allegheny_Rive_351.pdf

    Saludos,

  15. Dos detalles. Primero, SCL es un aeropuerto (+1 para @Alvaro Campos Q.). Segundo, ojo con el uso de la palabra “exponencial”. Si eres ciclista y conoces el significado de la palabra, sabes muy bien que el cansancio no aumenta de esa manera.

    Por otro lado, interesante el tema, aunque faltan ríos para hacer suficientes arterias ciclísticas que vayan hacia el centro (Santiago, Providencia). Qué lindo sería, recuerdo cuando me iba a la U en bici, y lo difícil que resultaba.

  16. A todos, adherentes y detractores, los invito a seguirnos en twitter: @map8pedaleable
    Pronto actualizaremos más info de la propuesta, para que continuemos el debate.

    Saludos,

  17. Vivo en Maipú y trabajo en Santa María de Manquehue. Dejé el auto en la casa por cochino y caro. Me compré una plegable y no me dicen nada en el metro para subir, siempre y cuando no vaya lleno, sin embargo, me demoro lo mismo que si salgo a pie. Y eso sólo lo hago porque no hay una manera segura de andar en mi cleta por Santiago… nada más.
    saludos y felicitaciones.

  18. Excelente iniciativa! Ojala este proyecto sea tomado en cuenta por personajes gubernamentales y tenga el apoyo total de todos.

  19. Pero que buena iniciativa seria poder contar con una ciclovia express por el mapocho.
    Cuanta gente que usa la linea 1 del metro podria optar por esta alternativa.
    Desconozco cuales son los sectores donde mas se mueve la gente, pienso que podria ser de poniente a oriente(Maipu – StgoProvi) y de sur a norte(FloridaPuente – ProviStgo)
    Que lastima que la gente que dirige el pais, les interesa mas construir la costanera norte, que si la vemos bien, todos saben a que grupo de persona beneficia mas.
    Saludos

  20. Aparte de tener poca pendiente, Santiago es una gran ciudad para pedalear por su escacez de lluvias. Esa escacez también hace más factible aún la construcción de una ciclovía al lado del río Mapocho. Me parece una gran idea.

  21. Ciclopista Express?

    Lo único que convencería a quienes tienen que darle luz verde a una Ciclopista Express, mi ingenuo amigo, es hacerla CONCESIONADA con CicloTAG…

    …te apuesto que ahí la hacen en tiempo récord.

  22. …ubiquemos al guatón Chadwick, todos sabemos que el amigo de Lagos, abogado de las Concesionarias y hoy flamante Presidente del CNTV es el hombre a convencer.

  23. Hola a todos.
    La idea es muy buena, pero, seamos realistas, no se va a implementar. Aún así, es valioso que se propongan etos temas. De esta manera se va creando conciencia para poder ir haciendo cosas a futuro.
    Leo que la gran aprensión de los ciclistas es la seguridad en la ruta. Yo ando por todas las calles sin problema alguno. No veo que sea peligroso si uno va con cuidado y respeto por los demás, peatones, autos y micros.
    A mi juicio el gran problema de Santiago es que, a nivel político y municipal, algo se quiere insinuar con respecto a las bicicletas (muy, muy poco, y más para el rating que como real preocupación), pero sin molestar al transporte motorizado. No hay espacios para un desarrollo ilimitado de ambos en las ciudades. Hay que privilegiar a uno en desmedro de otro. Aquí se sigue insistiendo en darle todas las facilidades al auto, por sobre árboles, parques, veredas, peatones. Esto es absurdo. El automovilista debe reconocer su culpa en la destrucción del entorno (hay ciudades, como Viña, que las han arruinado por ensanchar calles), y asumir que la ciudad no es una pista de carreras a su servicio ni un estacionamiento gigante.
    La teoría moderna del desarrollo ha fracasado. Los países vanguardistas ya se dieron cuenta y están echando pie atrás. Acá todavía nos ufanamos por usar camionetas gigantes de enorme consumo para llevar uno o dos pasajeros.
    El verdadero cambio, para terminar, debe venir de nosotros mismos. Usemos las bicicletas por las calles. Solo cuando haya una masa de ciclistas nos tomarán en cuenta.

Comments are closed.