“Peatón”, “ciclista”, “automovilista”… O simplemente “Persona”?

Santiago, viernes a eso de las 21:00. Voy subiendo en auto por avenida Costanera, de poniente a oriente, cuando de pronto veo que viene bajando en sentido contrario una gran cantidad de personas en bicicleta. “Una cicletada”, pensé, mientras bajaba la ventanilla para poder disfrutar de las campanillas de las bicis y escuchar los cánticos por si tenían alguno simpático y creativo.

Sin embargo, a los pocos segundos todo ese escenario agradable cambió drásticamente. Cuando empezaron a pasar junto a mi vehículo, en vez de encontrarme a personas disfrutando del placer de andar en bicicleta y de poder observar e interactuar con el entorno de manera más humana y amable, me di cuenta de un primer detalle que llamó mi atención: venían todos encapuchados.

Lo que ocurrió a continuación fue sumamente violento. Sin mediar provocación alguna empezaron a golpear los vehículos, a rayarlos, a gritarle a los conductores… Otros se ponían delante de los autos para que quedaran detenidos y así facilitar lo que los demás hacían. Ya mencioné que yo había bajado la ventanilla para poder hacerme parte del disfrute del sonido de esa “humana manifestación”, pero lo que entró por ella fueron gritos, insultos y manotazos.

Me sentí violentado. Y cuando uno se siente violentado se defiende.

Podría haber acelerado y haber atropellado a un par de esas personas en bicicleta, justificando que era “en defensa propia”. Podría haberme bajado y agarrar a combos al primero que pasara. Podría haber agarrado un palo y darle a unos cuantos antes de que volvieran más por mí. Pero estoy seguro de que eso los habría agitado aún más, y que seguramente algo más grave estaríamos lamentando en este momento…

No hice nada de eso. Opté voluntariamente por seguir mi camino en cuanto ellos dejaron de bloquear mi paso. No quise aportar al circulo vicioso de la agresividad y la violencia.

Lo hice porque, como ciclista, conozco a la perfección la sensación de no ser respetado por los autos y las micros al circular por la calzada, porque conozco también a la perfección la sensación como peatón de no ser respetado por algunos usuarios de la bici cuando andan por la vereda, y ahora sumo la experiencia de haber sido agredido gratuitamente simplemente por estar sentado tras el manubrio de un automóvil.

No estamos solos en este mundo. Lo compartimos. Estamos obligados, por el uso de espacios públicos compartidos, a interactuar. Eres tú quien decide, momento a momento, si quieres que esa interacción, ese contacto, sea agradable, amable o al menos respetuoso y cordial. Eres tú quien decide si quieres relacionarte con los demás reconociendo sencillamente que todos somos personas, ciudadanos, sin importar si caminas, andas en bici o conduces un auto.

Al menos yo tengo clara mi decisión.

Usos prácticos para las llaves de repuesto de tu candado

Perder las llaves de tu casa es una sensación muy desagradable. No sólo porque no puedes entrar a ella, sino porque además tienes que pasar por el trámite de conseguir un cerrajero para abrir la chapa. Sin embargo, por más mal que lo pases, es una historia con final “feliz”: el cerrajero puede abrir esa cerradura.

En el caso de los candados de bicicleta, cuando son buenos, el final de la historia no es tan feliz  puesto que las cerraduras que tienen son de alta seguridad y no son vulnerables con los métodos tradicionales que usan los cerrajeros. Además, cada candado tiene un modelo único de llave. En pocas palabras: si perdiste la llave de tu candado, no tendrás otra alternativa que cortarlo con una “galletera”. Ahora imagina tener que hacerlo cuando tu bicicleta está agarrada con ese candado a parte del mobiliario en algún lugar público. ¿De dónde sacas una galletera?¿Dónde la enchufas?¿Cómo explicas que la bicicleta es tuya y que no te la estás robando, sino que perdiste la llave del candado?

Teniendo estas situación en consideración, la marca de candados Kryptonite (con quien no tenemos ningún tipo de vínculo o asociación) inició su programa “Key Safe“, que consiste simplemente en que cuando compras uno de los modelos incluidos en este programa puedes pedir que te envíen un par de llaves extra, sin costo alguno.

Más allá de querer coleccionar y guardar más llaves de las que probablemente llegarás a usar, a menos de que seas muy descuidado o distraído,  el tener dos pares de llaves te permite ser creativo y práctico al momento planificar el uso de tu candado.

candados

En mi caso, mi novia y yo tenemos candados del mismo modelo para nuestras respectivas bicicletas, y cada uno tiene una copia de la llave del otro. Cuando salimos juntos no tenemos problemas para dejar ambas bicis aseguradas (con su respectivo candado) en caso de que a uno de los dos se le haya quedado su llave en la casa. Además, cada uno puede agarrar cualquiera de los dos candados al salir, pues ambos tenemos las dos llaves.

Otra de las copias la tengo en mi lugar de trabajo, en caso de que por mala suerte (o por descuido) pierda mis llaves en el trayecto. Así puedo dejar mi bici segura durante el día, y volver a casa a recuperar la tercera llave que está en un llavero que tiene una copia para cada candado.

Y la cuarta? Es un secreto, pero también tiene una función práctica similar a lo que les he contado.

Hay muchas otras opciones, como por ejemplo dejar copias en los lugares que habites o visites con frecuencia durante el día, o inclusive tener más de un candado, para dejarlo anclado en esos lugares sin necesidad de andar transportándolos todo el tiempo. Es cierto, no es barato tener tres o cuatro candados, pero si los lugares son sólo un par, es una alternativa a considerar.

Como sea, siempre será una buena idea tener tus llaves extra de repuesto ante cualquier imprevisto que amenace con dejarte sin poder danzar sobre los pedales de tu bici por no tener las llaves para liberarla.

Las Santas Patronas de los ciclistas.

A nadie le viene mal una ayudita para sentirse protegido. A los que andamos en bici tampoco, así que les comparto las Santas Patronas de los ciclistas para que los acompañen y guíen en su camino:

Italia: Madonna del Ghisallo.

Ubicada en la cumbre del puerto ciclista de Ghisallo, existe una pequeña iglesia que en su interior guarda a la Madonna de Ghisallo, que fue proclamada en 1948 como Patrona universal de los ciclistas por el Papa Pío XII. Una antorcha bendecida por el Papa fue llevada de Roma hasta el santuario por una comitiva de la que los dos últimos relevistas fueron Gino Bartali y Fausto Coppi.

El Giro de Lombardía y ocasionalmente el Giro de Italia pasan por fuera de la iglesia, que tiene adosado un pequeño museo en el que se pueden encontrar las bicicletas que grandes próceres del ciclismo (Merckx, Coppi, Bartali, Gimondi, Moser, etc.) han dejado cono tributo o agradecimiento a la Madonna.

 ghisallo2

Medallón de la madonna del Ghisallo, para poner en la bicicleta.
Medallón de la madonna del Ghisallo, para poner en la bicicleta.

 

Francia: Notre-Dame des Cyclistes.

Inspirado por la Patrona italiana, en el año 1958 el padre Joseph Massie solicitó al Papa Juan XIII que convirtiera una iglesia ubicada en el Municipio de Labastide-d’Armagnac en un lugar de peregrinación para los ciclistas franceses. Así la convirtió en el Santuario Nacional de los Ciclistas. El Tour de France ha pasado en cuatro oportunidades por fuera del santuario (1984, 1989, 1995 y 2000).

NotreDameDesCyclistes

 

España: Nuestra Señora de Dorleta.

Los ciclistas españoles suelen agradecer sus triunfos y buena fortuna a la Virgen de Dorleta, cuyo santuario está ubicado en Salinas de Léniz, en el País Vasco. En 1960, tres cicloturistas vascos peregrinaron a Roma y consiguieron del papa de turno que la bendijera como patrona de los ciclistas españoles.

dorleta

Y tú, ¿tienes algun santito, virgencita, estampita u otro símbolo/objeto de protección que te acompañe durante el pedaleo? Déjanos tu comentario!

Cicletada 1er martes de cada mes

Mañana martes, 7 de mayo, se realizara una nueva versión de la Cicletada del Primer Martes de cada mes, organizada por nuestros amigos Furiosos Ciclistas. Como siempre, la partida será a las 20:00 hrs. desde la Plaza Italia.

En esta oportunidad, la cicletada rinde homenaje al fallecido artesano chileno de bicicletas Samuel del Valle, puesto que hace pocos días fue el primer aniversario de su fallecimiento.

20130506-134629.jpg

 

Más informaciones en el sitio web de los Furiosos Ciclistas.

Mapocho Ciudadano

Con mucha alegría nos enteramos que el proyecto Mapocho Pedaleable, de nuestros amigos arquitectos Tomás Echiburu y Osvaldo Larraín, vuelve a hacerse presente con actividades para recuperar el lecho del ahora limpio río Mapocho. En esta oportunidad cuentan con el apoyo de varias organizaciones ciudadanas, además de las municipalidades de Providencia y Santiago.

Hemos apoyado este proyecto desde sus inicios, y lo hemos apoyado con entusiasmo, puesto que nos parece importante rescatar los espacios públicos para que los ciudadnos puedan disfrutar la ciudad de manera directa, poniéndose en contacto con los espacios olvidados y con otras personas.

En esta oportunidad, además de usar el lecho para pedalear, se han organizado otras actividades que no tienen relación con la bicicleta. Esto nos parece fundamental a la hora de pensar en un espacio donde los ciudadanos puedan realizar actividades en las que puedan compartir sin importar el medio de transporte que utilicen.

Desde nuestro chiquero les deseamos éxito en la actividad!

Más informaciones en el sitio web de Happy Ciclistas.

1er aniversario del fallecimiento de Samuel Del Valle

Hoy se cumple un año del fallecimiento del artesano chileno de bicicletas Samuel Del Valle. A modo de recuerdo, queremos compartir con ustedes una foto donde el Maestro aparece, pocos meses antes de su fallecimiento, junto a la última bicicleta que fabricó.

Samuel Del Valle

Pueden ver más fotos con detalles de la bici en el Flickr de Vitoco, miembro de Arriba ‘e la Chancha y afortunado dueño de esa verdadera obra de arte de la artesanía nacional.

¡Felíz 2013!

20121231-180232.jpg

Queridos amigos,

Dentro de unas horas se irá este año, y con él 365 días en los que cada uno ha tenido distintas y diversas experiencias en todos los ámbitos de la vida.

En nuestro balance queda en números azules la alegría de ver cada día más ciudadanos pedaleando por las calles de Santiago y el país, y de constatar que se fortalece cada vez más en todos la necesidad de discutir y debatir acerca del uso de la bici como medio de transporte. Llevamos muchos años poniendo esos temas sobre el tapete, y hoy la bici está presente en muchos ámbitos. Eso alimenta la esperanza de que este nuevo año que viene seguirá con esa tendencia y nos da fuerza para seguir adelante.

Reciban todos un fuerte abrazo y el deseo de que estos nuevos 365 días por estrenar vengan cargados de alegría, salud, felicidad y mucho pedaleo.

Con cariño, sus amigos de Arriba ‘e la Chancha.

Cicletada del Primer Martes

Hoy martes, 4 de diciembre se llevará a cabo una nueva versión de la “Cicletada del Primer Martes”, organizada por el Movimiento Furiosos Ciclistas.

A continuación les dejamos el afiche que nuestros amigos del MFC han creado para la ocasión:

 

Más información aquí.

¿Vas ir a Lo Vásquez en bicicleta por primera vez?

Si tu respuesta es afirmativa, entonces estás en la misma situación que yo. Desde hace varios años que he querido hacerlo, pero por varios motivos recién ahora lo concretaré.

Los datos de las distancias se encuentran fácilmente: desde Santiago hasta el Santuario son 70 kms, y hasta Valparaíso 130 (en total).

Pongo ambos datos por que si amas y cuidas tu bicicleta tanto como yo a la mía, es probable que no quieras llegar únicamente hasta Lo Vásquez. El problema es que los buses que sirven para volver desde el santuario arrumban las bicicletas sin ningún cuidado, por lo que lo más probable es que al menos la pintura salga bastante perjudicada. Por otra parte, si ya te animaste a ir, no pierdes nada con pedalear unos cuantos kilómetros más y llegar hasta la playa. Allí podrás descansar en la arena y luego volver en bus, sabiendo que esta vez si le darán más cuidado a tu bici.

Además, contar que te fuiste hasta Valparaíso en bicicleta te asegurará el respeto de cualquiera a quien se lo cuentes!  ;)

Consejos sobre mecánica

Estos consejos aplican para el uso cotidiano de la bici, y con mayor razón para un pique más largo:

- Asegúrate de que no hay ninguna tuerca o tornillo suelto, y de que las partes necesarias están bien engrasadas. Tu bici no tiene que hacer ningún ruido que no sea el de los neumáticos rozando el camino. Si hay algún sonido raro cuando andas, tienes que llevar tu bici a un taller. (Sí, eso incluye la cadena, que no tiene por que sonar ni rechinar!)

- Si no recuerdas cuándo fue la última vez que cambiaste las piolas de frenos y cambios, este es un buen momento para hacerlo. Son elementos fundamentales para el funcionamiento de tu bicicleta, y esenciales para tu propia seguridad.

- Lee la información que está escrita o grabada en los neumáticos de tu bicicleta. Allí dice claramente cuánto aire debes echarles para lograr su funcionamiento óptimo. Te cansarás menos y tendrás menos probabilidades de sufrir un pinchazo.

¿Qué vestuario, herramientas y repuestos llevar?

La lista no es tan larga, y dependiendo de a quien le preguntes seguramente obtendrás una respuesta distinta. Sin embargo hay algunos consensos entre los que han ido antes:

- Pantalones largos (pueden ser calzas, etc., pero no bluejeans!), guantes completos, cortavientos y un polerón ligero. No es necesario partir cargando demasiada agua, pues hay varios lugares en el camino para rellenar. Lentes y bloqueador solar.

- Llaves allen, bombín, cámara de repuesto, parches, desmontadores, cortacadenas. ¡LUCES! (blanca adelante y roja atrás, además de una buena luz delantera para iluminar el camino).

 

Dejo a continuación una lista de enlaces (propios y externos) donde podrás encontrar buenos datos y experiencias de viaje en bici a Lo Vásquez:

- Arriba ‘e la Chancha.

- Movimiento Furiosos Ciclistas.

- Raveau.

- Una Velocidad.

- Vive la Bici.

 

Por último, lo más importante: Esto no es una carrera. Pedalea a tu propio ritmo y disfruta del viaje.

Al volver no olvides pasar por aquí y dejar en los comentarios como estuvo el viaje. !Seguramente será una experiencia inolvidable!