Manifestación de repudio Atentado en Brasil

Estimados, dado que la masa crítica en Santiago de Chile se celebra siempre los primeros martes de cada mes y considerando que esta vez coincide justo con el día de hoy, creemos oportuno dedicar la cicletada de este mes a manifestar el repudio ante los hechos ocurridos en Brasil.

Los invitamos entonces a unirse a esta manifestación, como siempre, a las 20 hrs. hoy en Plaza Italia.

Atentamente,

Arriba e’ la Chancha

La pena de muerte en Chile existe y los autos se encargan de ejecutarla

Portada LUN Sábado 10 de Abril 2010

El sábado, mientras pedaleaba por providencia me detuve a revisar las portadas de los diarios en un quiosco. Quedé profundamente incómodo y con bastante rabia al leer la portada del diario Las Últimas Noticias que titulaba: “El peritaje del fatal accidente de Johnny Herrea” y que dentro de los detalles destacaba “Policía responsabiliza a ambos por igual, ella tenía 0.84 de alcohol”.

Para ponerlos al tanto, Johnny Herrera es el conductor de un vehículo, un Nissan Infinity G37s, un deportivo diseñado para correr, quien a las 5:30 de la mañana de un día domingo atropella a 93 kilómetros por hora a Macarena Casassus M. Quien cruzaba avda. Ossa a la altura de Echeñique. Como consecuencia del siniestro, Macarena murió instantáneamente. (ver noticia en El Mercurio).

Han pasado más de 3 meses de la tragedia y el informe de Carabineros praparado para la fiscalía correspondiente, determina que ambos tienen igual responsabilidad. Esto sencillamente está mal.

Cómo es posible que un ciudadano conduciendo una máquina de casi 2 toneladas, desplazándose a 93km (la zona tiene una irrisoria máxima de 60km) y algo entonado, tenga exactamente la misma responsabilidad que un ciudadano caminando? Si bien es cierto también iba “entonado”, no podemos quedarnos tranquilos, sabiendo que un hecho cotidiano y corriente, como regresar a casa después de compartir con los amigos, no debe ni puede ser causa para sentenciar la muerte de un ciudadano.

Quiero dejarlo claro: El conductor del auto tiene la responsabilidad por la muerte de Macarena. Ella no era capáz de matar a nadie en su trayecto. Sin embargo desde el momento en que el conductor se sube al auto, con alcohol o sin alcohol, está en condiciones de generar un daño importante y en este caso mortal, al conducir semejante bestia con una capacidad de 330 caballos de fuerza a 7,000 rpm.

Hay cosas distorsionadas en la forma que como sociedad tomamos estos eventos (eso incluye a la prensa!). La actividad de movilizarse no debe ser en ningún caso mortal. Sin embargo hoy la irreponsabilidad en la conduccion de vehículos motorizados es lo que nos está matando, en la forma de siniestros de tránsito, contaminación o como promotor del sedentarismo.

Definitívamente la ley de tránsito debe contemplar, de alguna manera, escalas de responsabilidad determinadas por el peso, el tamaño y la velocidad que el vehículo conducido es capaz de desarrollar.

Muévete en bici hoy, será un buen día.