Estacionamiento de bicis en Costanera Center: No todo está perdido

Polémica es la que la prensa ha sacado a relucir con los estacionamientos de bicis del recién abierto y polémico Costanera Center. En sólo algunos días de funcionamiento el tema se centra en la falta de seguridad que el diseño presenta, la falta de techo para proteger las bicis del clima y la pregunta ¿Responde la empresa en caso de robos?

Dejando a un lado (por el momento) la polémica por el impacto urbano de este edificio y la forma en que el privado pone un pié encima al estado y modela (o distorsiona) la ciudad acorde a sus propios intereses, veamos los elementos positivos que esto tiene. Con esto reconocemos que hay buena iniciativa ampliamente mejorable.

Estacionamiento de bicis en Costanera Center

Los estacionamientos tienen una buena ubicación. No están en zonas escondidas o en subterráneos, si no que emplazados en los accesos principales del edificio. Eso es positivo para quien llega en bici (estacionas y accedes) y también a la promoción de la misma. En la medida que sean usados (cosa que depende de un buen diseño y servicio) funcionan como “vitrina” a la bici. Imaginemos los estacionamientos llenos de bicicletas mostrando que cada día somos más y que la bicicleta es parte importante del escenario urbano. Creemos que a nadie le pasaría desapercibido que eso este lleno de bicis.

Por otro lado está la iniciativa del privado (no importa si lo hace porque quiere limpiar su imagen subiéndose a la onda de la bici), que dedica un espacio a estacionar cletas. Eso no lo podemos negar, el espacio está, entonces toca más que aportillar, identificar los errores y proponer mejoras que permitan terminar con infraestructura de calidad para estacionar, que es lo que queremos.

Ahora pasemos a los puntos negros de esta iniciativa y los caminos para mejorarlos (Señor Paulmann, tome lápiz y papel).

Diseño del rack

Aquí se nos cayó porque en primer lugar no es universal, lo que significa que no todas las bicicletas caben debido al estrecho espacio que hay en cada módulo. Bicis con frenos de disco, alforjas y parrillas, como para repasar las variaciones más a mano, no caben. Ampliar el espacio en cada módulo solucionaría el asunto.

Espacio estrecho para colocar la bici

El diseño del rack no permite acomodar la bicicleta para que el usuario pueda hacer las maniobras de estacionamiento. Esto es: bajarse de la bici, apoyarla, buscar llaves, acomodar bolsos y compras (especialmente compras, que es lo que a ud. más le interesa) y anclar (o des-anclar). Por lo tanto un diseño que permita apoyar la bici se agradecería con creces.

El diseño tampoco ofrece facilidad para anclar la bicicleta. Un buen diseño de rack entrega varios puntos de “amarre” para que el usuario pueda asegurarla con su sistema preferido y en especial, los sistemas más seguros, como el U-Lock.

No es amigable con el U-Lock

Un diseño en U invertida, como el de la foto siguiente, es sencillo y muy parecido a lo que ya tiene, por lo que es cosa de ponerse más generoso con el material (ues más grandes, mejor anclaje al piso y refuerzos generosos para resistir vandalismo) y aumentar el espacio entre cada módulo de estacionamiento. La municipalidad de La Reina implementó este diseño hace unos meses, por si desea echar un vistazo.

U Invertida en La Reina

Ofrecer protección del clima (el sol del verano, las lluvias y heladas de invierno) sería una muy buena adición. El techo puede hacer muy buen equipo con un módulo informativo con una guía que oriente a los usuarios en las buenas prácticas para estacionar la bici.

Buenas y malas prácticas en el uso del ulock

Finalmente algo que no tiene que ver con la operación de anclar la bici, pero si con el “concepto”. Colocar ceniceros al lado de las bicis resulta inapropiado. Sugiero mantener sólo los basureros y colocar una señalética que indique que ahí se estacionan bicis.

Seguridad

El diseño tiene mucho que ver con la seguridad, pero al ofrecer el servicio de estacionamiento y tal como lo ha hecho con su “emprendimiento” de los supermercados, ¿por que no se pone con unos guardias que le echen un vistazo a las bicis? De esa forma ud. ayuda a que la gente se atreva a ir en bici e invita a que los estacionamientos sean usados, con eso también ayuda a la promoción de la bici que tanta falta le hace a Santiago, particularmente ad portas de un colapso vial gracias al exceso de motorizados. Pero para que ahondar en eso, tema que ya sabe.

Colocar el guardia no quita que por nuestro lado sigamos educando y motivando a los usuarios de la bici a olvidarse de los cables y sistemas de amarre de bicis que son fácilmente violables con herramientas baratas, las que cualquier ladrón de puede comprar en una ferretería. Por lo tanto, nosotros seguiremos haciendo nuestro llamado a que los usuarios de la cleta no pierdan la independencia y la economía que la bici les brinda, por usar sistemas de anclaje inadecuados, como el cablecito, si no que a ser responsables y cuidemos nuestra cleta con un sistema más seguro como el U-Lock. Lamentablemente roban aquí y en la quebrada del ají. Un buen sistema de seguridad nos permite a todos los que pedaleamos, utilizar casi cualquier fierro como estacionamiento.

Ya tenemos el espacio, ahora a mejorar las instalaciones y las prestaciones para que ocupemos la frase “modernos estacionamientos de bicicletas” con propiedad.