Cartas al director: El deseo de una mejor experiencia urbana

Fue una semana movida, una de tantas, en cuanto al comportamiento vial en Santiago. A través de las cartas al director del diario El Mercurio, una vez más, los ciudadanos nos convertimos en el medio de transporte que conducimos y las acusaciones entre “especie y especie” intentaban dejar al otro como único responsable de los malos modales en las vías.

Y esta discusión no sólo se da acá en Chile, pasa al rededor del mundo con igual intensidad. Eso deja clara una cosa al menos, no estamos teniendo tan buenas experiencias urbanas como queremos y la discusión manifiesta el deseo de llegar a entendernos mejor y sobretodo, respetarnos.

CO2 Green Drive 2012, Santiago de Chile

Una carta destaca por hacer un llamado a dejar de catalogar a las personas según el medio de transporte por el cual optaron. La solución no será encontrada si negociamos como tribus, el asunto tenemos que resolverlo como ciudadanos, entendiendo que todos tenemos el mismo derecho a movilizarnos, acceder y disfrutar de la ciudad.

Otras, en el extremo más básico, ese que cree que el dinero lo compra todo, desliza que el pago de permiso de circulación implica mayores derechos a quienes eligen el auto por sobre los demás. Aquí el texto íntegro.

Automovilistas y ciclistas

Señor Director:
Arriesgando a ser políticamente incorrecto, hay que decir que los automovilistas pagan permiso de circulación. Los ciclistas no.
Gianfranco Ferralis Z.

Luego de al menos tres días de cartas, parece que El Mercurio decidió dar un corte a la discusión, seguramente por la gran cantidad de cartas en respuesta recibidas, quien sabe. Aquí dejamos una sin publicar, que enviamos ayer en respuesta a la de Gianfranco Ferralis Z.

¿Permiso de circulación para ciclistas?

Sr. Director
En una carta publicada ayer, el señor Gianfranco Ferralis desliza que por pagar permiso de circulación, en auto se tiene más derechos en las vías. Ante eso queda comentar lo siguiente:

A raíz de nuestra pobre convivencia vial y marcado individualismo, de vez en cuando surge la idea de que quienes optan por pedalear, deben pagar permiso para circular como quienes deciden manejar un auto.

Necesitamos impulsar el uso de la bicicleta. Cuando optamos por ella, muy al contrario a lo que sucede con el auto, generamos cero costo por viaje y probablemente un ahorro al estado. Pagar por pedalear desmotiva el uso de la bici y termina generando más problemas de los que pretende resolver (¿El monto recaudado alcanza a cubrir los costos de operación?). Es un error pretender resolver con registro de bicis un tema de comportamiento derivado de la inequidad existente en las vías. Quienes optan por el auto llevan pagando durante décadas estos permisos y sus modales viales no han mejorado.

El permiso de circulación no es un pago por usar la vía, sólo paga un minúsculo porcentaje de los costos que el transporte motorizado genera en: salud pública, seguridad vial, capacidad vial, costos por retrasos, congestión, de infraestructura urbana, etc., costos que pagamos todos y que deberían pagar sus usuarios.

Medidas como tarificación vial, disminución de oferta de estacionamiento, impuesto al combustible, cobro por propiedad, impactan positivamente en toda la población, mejorando el tiempo de viaje de transporte público, disminuyendo la polución, los siniestros viales, el tráfico, aumentando la seguridad para quienes caminan y pedalean, aumentan las ventas en el comercio, mejoran la calidad de vida.

Menos autos en las vías incluso es bueno para cuando necesitamos usarlo. Más autos definitivamente es beneficio para nadie.

Álvaro Gatica Salas, Claudio Olivares Medina

No será la última vez que este diálogo suceda, muchos vendrán y cada vez hay más gente lúcida que entiende que el problema no es de tribus, si no de ciudadanos con “malos modales” debido a que por años hemos vivido en ciudades cuyo medio ambiente, vías y normas han sido creadas y/o adaptadas para máquinas y no personas.

Muévete en bici hoy, será un buen día.

Aquí la lista de las cartas que recopilamos de esta conversación, por si tienes ganas de sumergirte en el diálogo. Hay varios comentarios interesantes también.