Copenhagen: Las primeras impresiones

Hora punta en Copenhagen

Ya estoy en Dinamarca y la sensación que me gobierna en estos momentos es exitación y ansiedad. Podría definir que estoy en un estado de shock al ver tantas, miles de personas en bicicleta por todos lados. La bicicleta acá no es un tema, si no que una herramienta que es reconocida por su extrema utilidad porque es la forma más rápida, cómoda y entretenida de llegar a cualquier lado. Es por eso que no tiene demasiada atención de los ciudadanos, al menos no más que un vaso de agua o una aspiradora (en la mayoría de los casos, claro está).

Otra de las cosas importantes que he observado es que las ciclovías, no son exactamente vías segregadas como se entiende y se quiere hacer entender en Chile. Acá, para ponerlo en términos simples, las calles están compuestas por demarcación que define con claridad por donde es que los autos y las bicis deben moverse. NO hay segregación del ciclista, si no que todo aparenta ser un concierto de medios de transporte que danzan integradamente en la calle. O sea, la vía es una sola con un sistema de “ruta compartida”.

Otro punto a destacar, si, las danesas son bellas en su mayoría y las personas en general, un 99% de ellas viste normal, con su ropa de todos los días. Es muy difícil ver lycra o ropa deportiva en quienes se mueven en bici, salvo que alguien esté haciendo específicamente deporte.

Bicicletas en las calles

Este primer día y medio de estadía he caminado bastante por el centro de la ciudad. Junto con ver gente sobre bicicletas por todos lados, he visto un montón de bicis estacionadas, amarradas, botadas, apoyadas, en cada muro, callejón, reja y parque en la ciudad. Muy pocas de ellas están amarradas a un poste o reja, casi todas tienen un sistema de bloqueo a la rueda trasera y otros simplemente optan por colocar una cadena o candado en las ruedas para evitar que alguien se la lleve andando (y si, hay robos como en cualquier lado!). Espero ya mañana hacerme de mi bicicleta. Hay varias tiendas a sólo cuadras de donde estoy y tienen una gran variedad de diseños. Todas, en su mayoría, diseñadas para uso utilitario-urbano, por lo tanto es fácil encontrar bicicletas con tapabarros y cubrecadenas, con campanillas y parrillas para transportar tus cosas.

Personas pasando un buen rato en un parque de Copenhagen

Para terminar (aunque siento que queda tanto por contar), el uso del espacio público es fantástico. Puedes encontrar grupos de estudiantes comiendo sentados en la acera y disfrutando de la música, cervezas y jugando cricket en los diversos parques que hay en la ciudad. Por la tarde muchos salen a trotar y otros a caminar. Hay varias lagunas con patos, cisnes (el ave nacional) y otras aves migratorias. Pese a ser una ciudad densa, no te sientes para nada apretado como uno suele imaginarse. Hay espacio para todos!

Muévete en bici hoy, será un buen día.

Beauty and the bike: La infraestructura urbana moldea la cultura

Beauty and the bike project

Es una de las conclusiones que se puede obtener al ver las diferentes conductas en materias de mobilidad entre jóvenes adolescentes de Inglaterra y Alemania, específicamente de las ciudades de Darlington y Bremen respectivamente.

Las chicas inglesas están dejando la bicicleta cuando llegan a ser adolescentes, pese a haber tenido buenas experiencias cuando eran niñas. No se animan a usarla debido a lo poco amigables de las vías y por considerarla algo poco “cool”. Sin embargo en Bremen las chicas se mueven libremente por la ciudad para llegar al colegio, casa de amigas, discotheques, etc.

Dado este dilema, se creo la iniciativa bilateral germano-inglesa, Beauty and the bike, que ha permitido hacer una especie de intercambio cultural entre ambas ciudades, permitiendole a las chicas inglesas conocer la realidad de sus pares de Bremen, las cuales se transportan en bicicleta para todos lados en un entorno urbano bastante mas acogedor y relajado.

Puedes ver videos (en inglés) que rescatan los testimonios de las chicas que están participando de esta experiencia.

Una de las chicas inglesas puntualiza que de alguna manera, a través de la infraestructura de las vías y el entorno urbano, se coharta la libertad de movimiento, lo que impide disfrutar con completamente la ciudad.

Vía Velorution: Why Do Girls Stop Cycling?

Fotografía: Beauty and bike proyect