Pedaleando Dublé Almeyda, como la ley manda

YouTube Preview Image

Y que lo mande la ley no significa que sea una ventaja.

Salimos a terreno, motivados por la respuesta que nos entregó el municipio de Ñuñoa respecto a nuestro reclamo por la “ciclovía” del Estadio Nacional, esa que duró 2 días operativa, luego de las múltiples denuncias por lo ridículo que resultó.

Ciclovía del Nacional Clausurada

Pendón con aviso de clausura

El municipio de Ñuñoa no tardó mucho en aprovechar de hacer propaganda del hecho. Se sumó a las críticas, colgó pendones y se desligó de responsabilidad afirmando que no cumplía ningún estándar. Raro, sabiendo que las ciclovías de esa comuna son primas hermanas de la clausurada en el nacional. De muestra: un kiosko emplazado medio a medio en la ciclovía de Diagonal Oriente (notables son las flechitas que marcan la dirección de las pistas al pié de éste).

Kiosko en la mitad de una ciclovía.

El alcalde subrrogante de la comuna, Miguel Ángel Ponce de León González, expresó lo siguiente a el diario La Cuarta:

No es una obra municipal. Acá hay falta de prolijidad en el proyecto y en la construcción que es inadmisible (…) las ciclovías de Ñuñoa son de un estándar y un trazado muy superior.

Plop!

A eso se suma la respuesta municipal a nuestro reclamo:

Buenas tardes.
1. / Para conocimiento la ciclovia frente a Estadio Nacional no la proyecto y menos la demarco el Municipio.
2. / Hoy gracias al Municipio fue eliminada.
3. / Tener presente que las ciclovias son recreativas y no para correr, infringir normas de transito, se debe respetar a peatones, salidas de vehículos, cruces peatonales, semáforos todo lo señalado en la LEY de Transito 18.290.
4./ La bicicleta es un vehiculo mas a tracción humana y debe circular por calle respetando toda la señalización y si tiene vías exclusivas como las ciclovias debe respetar igualmente la señalización y personas, circulando con el máximo de precaución portando casco y tomando las medidas de resguardo que correspondan, como atentos a las condiciones de la vía.

ATTE.
Sergio Raúl Fuentes.
Director de Tránsito y T.P.

Pues bien, invertimos poco más de 44 minutos (el doble de lo que toma recorrer la vía por la calzada) y recorrimos la ciclovía de Dublé Almeyda de Inicio a Fin (tiene varios inicios y fines) para buscar ese “estándar y trazado muy superior”. El resultado lo pueden ver cómodamente en el video y sacar sus propias conclusiones. Cumplimos la ley de tránsito al 99.9%. Elegimos caminar por la vereda en vez de bajar a la calle, simplemente porque si hay que bajar a la calle, ¿cual es el sentido que exista una ciclovía?.

Por lo pronto tenemos algunas reflexiones.
1.- En un recorrido de poco más de 5 kilómetros y medio nos tuvimos que bajar de la bici 17 veces.
2.- Tomó casi tres cuartos de hora hacer un recorrido que pedaleando relajado toma 25 minutos.
3.- Los criterios por los cuales se clausuró la ciclovía del Nacional aplican directamente para clausurar las restantes ciclovías de la comuna.
4.- Mientras no haya un estándar urbano, consistente, coherente, pensado en el usuario de la bicicleta y no en el automóvil, la obligatoriedad de uso de esta infraestructura debiera quedar anulada, al no presentar una alternativa conveniente, cómoda y segura.

Incapaces de ver la enfermedad terminamos encandilados con el síntoma

El diario LUN la semana pasada y hoy el nuevo periódico hoyxhoy, acusan un sintoma real que es posible experimentar día día. Muchos personas que están optando por la bici están utilizando las veredas para desplazarse. Esto provoca en algunos casos molestia en quienes van caminando, lo he experimentado yo mismo también. No es grato sentir de sorpresa el paso acelerado (teniendo como referencia la velocidad peatonal) de una bicicleta a centímetros de nuestro cuerpo.

Portada diario hoy x hoy

Una de las primeras cosas que hay que reflexionar aquí es que como seres humanos que somos, no siempre tomamos buenas decisiones, cometemos errores, somos inconscientes y no siempre tenemos una conducta empática. Estos episodios de “tontera” no nos son traspasados por el vehículo que conducimos o por nuestra decisión de transporte. Con esto quiero dejar en claro que no son los “ciclistas” unos estúpidos, ni los “automovilstas” el grupo que acapara la inconsciencia y los “peatones” los tontos que andan por ahí deambulando com bobos. Con esto quiero invitar a hacer a un lado la odiosa clasificación y asignación de estupideces de todo tipo al grupo de personas que decide usar tal o cual vehículo. Todos podemos sufrir estados de tontera, tomar malas decisiones y ser completamente desconsiderados con los demás en las vías.

Regresando al tema. Ambas noticias, así como vimos hace unas semanas en un intercambio de cartas en la arena favorita de nuestro país para debatir públicamente mediante texto (las Cartas al Director de El Mercurio), apuntan fuertemente los dardos a quienes optan por la bici, sindicándolos como origen y causa del problema.

La gran cantidad de personas que es posible ver pedaleando en las veredas indica al menos dos cosas:

  • La demanda por el uso de la bicicleta está creciendo porque mucha gente quiere disfrutar de sus beneficios, especialmente en ahorro de tiempo y dinero.
  • Si existe tal nivel de demanda, cerca de 800 mil viajes diarios en la ciudad (casi una tercera parte de los del metro), ¿que se está esperando para dar respuesta y seguir fomentando el creciente uso de la bici? La ciudad no está siendo capaz de responder a esa demanda porque el sistema vial está pensado y ha sido construído por años teniendo en cuenta únicamente vehículos motorizados, particularmente los privados, invalidando prácticamente la opción por usar cualquier otro modo de transporte que no sea manejar tras un volante.

No es primera vez que esta discusión se da, hace exactamente 23 meses, el 7 de febrero de 2011 el diario La Tercera publicaba “Peatones y ciclistas se disputan las veredas” y analizamos la misma discusión que hoy vemos casi calcada 2 años después, desde 3 perspectivas, caminando, pedaleando, manejando y finalmente revisamos las responsabilidades del estado, quien a estas alturas, con una discusión por seguro con más de 2 años de antigüedad, sigue de brazos cruzados sin tomarse en serio el tema del transporte urbano en el país. Es cierto, se han dado algunos pasos pequeños, pero el estado de Chile sigue fomentando el uso del auto como LA opción válida, directa e indirectamente, ya sea mediante la construcción de más vías, la expansión urbana, la nula planificación territorial, ausencia de un transporte público fiable que se transforme en una opción real para viajar, etc.

Nada sacamos con empezar a sacarnos los ojos y entrar un una guerra que fomenta la enajenación de los ciudadanos, odiándose unos a otros. El estado tiene una gran responsabilidad y es quien de alguna forma tira la piedra y esconde la mano, por su falta de acción para tomar cartas en el asunto y por la implementación de infraestructura (es el mismo estado quien ha construído ciclovías intermitentes en veredas y mezclado el flujo ciclista y peatonal en cruces del 98% de las vías de Santiago) y medidas mediocres  para hacer válido y competitivo el set de modos de transporte que no son el auto. La enfermedad entonces es que una ciudad pensada por y para el automóvil termina consumiendo espacios y no deja lugar para efectuar un ordenamiento vial que permita a todos desplazarnos con comodidad, seguridad y eficiencia. En resumen no permite desarrollar buenas experiencias urbanas.

Y finalmente, a la gente que usa las veredas, es entendible en gente que recién se está subiendo a la bici y quiere usarla porque sabe que le hace bien y su percepción de seguridad es muy baja. Pero por favor, a todos aquellos que demuestran y se jactan de su destreza en bici sobre las veredas, sepan que ya están lo suficientemente preparados para pedalear por la calle, bájense a la calzada, no es la cosa terrible que se imaginan.

PD: ¿Por qué la prensa ni la ciudadanía hace visualizar la invasión en las veredas cuando son utilizadas como espacio para estacionar autos?

Estacionamientos de bicis en La Reina

Pedaleando por la comuna de La Reina me encontré con la señal de una bici, y al seguir la flecha me di cuenta que se trataba de una indicación de estacionamientos de bici. Pensaba ver lo típico, un incómodo cicletero triangular para colocar la rueda, pero no. Era una U invertida, uno de los paradigmas más sencillo, barato, robusto y cómodo para dejar la bici.

Señal de estacionamiento de bicis en La Reina

Continue reading

Crisis y oportunidad para ciudades vivibles hoy

La crisis es al mismo tiempo una oportunidad para mejorar, de dejar atrás las cosas que condujeron a una determinada situación de inestabilidad o malestar. En materia de transporte hay una crisis, manifestada por el exceso de vehículos motorizados en las ciudades. Un estudio de la Universidad de Chile concluyó que al año 2030 se desatará el caos vehícular en Santiago. Pero, ¿para que esperar 18 años? Tomemos la oportunidad de generar un cambio positivo, hacia ciudades más humanas hoy.

Continue reading

Via segregada para peatones en la… ¿calzada?

Me tocó andar por Lo Barnechea (en el centro del lector), que queda justo en la calle del mismo nombre al oriente de Santiago, subiendo ya los cerros. Saliendo me encontré con un perfil vial bastante curioso, en una calle perpendicular. Me llamó la atención ya que se parecía mucho a uno de los paradigmas de perfil para ciclovías segregadas. Peatones > Autos > Estacionamiento > Ciclovía > Peatones. De esta manera es posible aprovechar la presencia de autos estacionados en la vía como barrera “natural” que “protege” el flujo de bicicletas. No entraré a analizar los puntos a favor o en contra de este tipo de perfil.

Continue reading

Conectan Pocuro con Antonio Varas

Obras de Conexión Pocuro con Antonio Varas

No somos fanáticos de los actuales diseños ciclovías. Pero queremos celebrar un hecho que destaca no por la calidad de diseño, si no porque es una respuesta a una demanda ciudadana, que los usuarios de esta ruta se encargaron de estampar a diario, usándola.

Marcas en el pasto por paso de bicis

Trazado de conexiones Pocuro / Antonio Varas

La planificación original de la conexión entre la ciclovía de Antonio Varas y Pocuro era en Bilbao obligaba a hacer un desvio innecesario, por el Parque Inés de Suarez, vía Bilbao (demarcada en rojo), para luego empalmar con Antonio Varas o Pocuro, dependiendo de la dirección que llevaras. Eso implicaba además tener que enfrentar tres semáforos en vez de uno, con la consiguiente extensión de tiempo en el trayecto.

Por mucho que se haya definido así, esta conexión no contemplaba las necesidades de quien va en bici y sólo respondía a criterios técnicos (ver Ciclovías Segregadas: Fundamentos de diseño). La realidad y el uso cotidiano demostraron algo muy distinto, la conexión real de estas vias debía ser directamente por Pocuro/Antonio Varas, sin Bilbao y el Parque como intermediarios (demarcada en verde). Entonces, durante años, ciudadanos en bici transitaron por la vereda y zonas verdes por algunos metros, causando inconvenientes a los peatones, haciendo este tramo especialmente incómodo. Todo eso se acabaría con esta conexión, que responde a una realidad y no a la teoría, responde a una necesidad concreta. La demanda de esta ruta fue ciudadana, fue por uso y el municipio, en este caso, tuvo que responder.

Obras de Conexión Antonio Varas con Pocuro

Obras de Conexión Antonio Varas con Pocuro

Estamos entonces frente a una de las primeras obras viales para usuarios de la bici, que responde a lo que culturalmente se ha demandado. Es de esperar que mañana sean ciclopistas en la calzada, estacionamientos, bicicletas en el metro…

Muévete en bici hoy, será un buen día.

Estacionamientos subterráneos en Los Domínicos: No se olviden de las bicis!

Plaza los Domínicos

La Municipalidad de Las Condes, buscando aprovechar la concectividad que otorga el metro en el sector de la Plaza Los Domínicos, está en estos momentos desarrollando las bases para una licitar la construcción de estacionamientos subterráneos en dicho lugar. Con esto se espera eliminar los estacionamientos en superficie que actualmente hay (cerca de 200) al mismo tiempo que se podría descongestionar el sector poniente de la comuna.

El plan municipal busca determinar mediante encuestas origen destino, el número total de estacionamientos a construir.

Es importante considerar que la comuna de Las Condes es la que más autos aporta a la capital (un total de 84.160) y esta iniciativa busca dar espacio a al menos 600 autos por un costo de 10 millones de dólares o 5.240 millones de pesos.

Teniendo en cuenta que la norma es que circule una persona por auto, quizás no resulta del todo rentable el proyecto, socialmente. En el caso que circulen dos por auto, serían 5.240 millones de pesos para beneficio de 1.200 personas. No quiero desconocer que 600 autos menos en las calles podría resultar positivo, pero vamos, ¿tanto dinero para eso?.

Según lo publicado por el diario La Tercera el día de hoy, no hay señal alguna de que esta iniciativa contemple estacionamientos para bicicletas. Quizás está pensado por el municipio y no ha sido comunicado.

El estado actual de la iniciativa se presenta como una buena oportunidad para incorporar un gran estacionamiento de bicicletas, lo que ayudaría mucho a darle rentabilidad social, porque ayudaría a mitigar aún más la congestión y mejorar la salud de las personas de ese sector en particular.

Mientras escribía este post, les envié el siguiente correo:

Hola.

Leí hoy en La Tercera respecto al proyecto de estacionamientos subterráneos en la Plaza los Domínicos.

Me gustaría saber, ya que están en la definición de la licitación, si tienen contemplado instalar estacionamientos para bicicletas.

De no ser así, se presenta una excelente oportunidad de entregar esa facilidad a los vecinos siendo un elemento clave para fomentar la movilidad en bicicleta en el sector, permitiendo conectividad y mitigación de la congestión.

Quedo atento a su respuesta.

Saludos!

Claudio Olivares

Vale la pena tener en cuenta que el Metro había presentado una propuesta pero fue rechazada por el municipio porque consideró que la capacidad era poca y el área de intervención era muy grande.

Ah! y es de esperar, que como buenos representantes de la ciudadanía, cuiden las áreas verdes que hay.

Muévete en bici hoy, será un buen día.

Fotografía: Carolina Hornig Bajo licencia CC

Angostan ciclovía de Antonio Varas en Ñuñoa

Quizás no contentos con contar con el catálogo más completo de malas prácticas en infraestructura para ciclistas, en Ñuñoa toman la decisión de angostar la ciclobanda, que pese a sus falencias, era una de las más cómodas de la comuna.

Esta mañana recibí un mensaje de texto de un usuario diario de esta ruta. En el describía que le habían quitado cerca de 60cm de ancho. Fui incrédulo al comienzo, así es que partí con cámara en mano a comprobar el hecho en terreno.

Angostamiento de Ciclovía en Antonio Varas

En la imagen, la línea azul indica la posición en que estaba la linea divisoria central; la verde indica el antiguo límite. Efectivamente se le quitaron poco más de 60 cm y sus “pistas” fueron reconfiguradas. Si exigía cierto nivel de precisión cuando te enfrentabas con otras personas en bici, ahora esta ciclovía bidireccional no es capáz de acoger dos ciclistas en fondo (uno al lado de otro).

Cuando la ciclobanda de Diagonal Oriente desapareció de la noche a la mañana (esa que duró como una semana), escribí al municipio intentando encontrar alguna explicación. Hasta el día de hoy no responden. Me es difícil imaginar o deducir que razones hay detrás de la decisión de angostar el tramo de Ñuñoa de la ciclovía de Antonio Varas. Me atrevo a aventurar que de existir alguna, tendrán más que ver con el flujo motorizado que con el de bicicletas.

Ciclistas por Antonio Varas

Ciclistas y moto por Antonio Varas

Nunca hemos celebrado la construcción de ciclovías bajo el actual estándar. En la mayoría de los casos son más un obstáculo que una facilidad y poco o nada cumplen con las necesidades de transporte, pero si lo hacen muy bien con la recreación. Sin embargo no podemos quedarnos en silencio ante este tipo de hechos que al final, terminan vulnerando aún más la seguridad y comodidad de aqueyos ciudadanos que optamos por hacer nuestros desplazamientos urbanos en bicicleta.

Ahora, todo este artículo quedaría en nada si la ciclovía se tornara unidireccional y el flujo de norte a sur (de Providencia a Irarrázaval) se hiciera por una supuesta ciclobanda, libre de adoquines, pronta a construirse por Manuel Montt. Pero ¿será posible?

¿Por que rebajar la velocidad máxima?

En paises desarrollados como los del reino unido la tienen clara:

YouTube Preview Image

La niña dice:

Si me atropellas a 40 millas por hora (64 km/h), hay un 80% de probabilidad de que muera.  Si lo haces a 30 millas por hora (48 km/h), hay un 80% de probabilidad de que sobreviva

Y el texto al final reafirma:

“En un atropello a 30 millas por hora (48  km/h aproximadamente… insisto),  el 80% de las personas sobrevive, que sean 30 tiene una razón de ser”

¿Es decir… en  Chile, con nuestra velocidad máxima, tenemos un 80% de posibilidades de morir cuando nos atropellan, en tanto antes teníamos un 80% de posibilidades de sobrevivir?, ciertamente somos un país en vías de desarrollo, pero no solo por nuestra economía…

Si quieren interiorizarse en otras campañas que reafirman esto, pueden visitar los siguientes links:

http://www.nescamp.co.uk/campaign-reminds-its-30-for-a-reason

http://speed-watch.org/30.htm

http://www.thechurchofchrismartin.com/2008/its-30-for-a-reason/

Vauban, el barrio sin automóviles

Bicicletas en una estación de trolley en Vauban, Alemania

Descrita por algunos como la ciudad ecológica de Alemania, la ciudad de Friburgo destaca por ser la ciudad con mayor horas de sol del país y por el amplio uso de la bici como medio de transporte.

El barrio de Vauban, ubicado a 3km del centro de la ciudad ha impulsado el concepto de prescindir de estacionamiento de autos en las casas, esto también apoyado porque la infraestructura vial, que facilita el desplazamiento de peatones y ciclistas, junto a la calidad del transporte público (es posible llegar en 15 min al centro de la ciudad), han hecho innecesario el uso del auto.

También destaca el hecho que la distribución de los centros de estudio, abastecimiento y otros servicios, junto con la distribución de las viviendas, ha permitido a los habitantes acceder a estos sin necesidad de hacer extensos viajes. Todo está cerca y la velocidad no es en ningún caso una necesidad. De hecho, en la calle principal, de circular automóviles (no está del todo prohibido) éstos lo deben hacer sin superar los 30km/h.

Tona de 30 kilometros por hora en Vauban, Alemania

Vía de peatones en Vauban, Alemania

Puedes ver más información acerca de Vauban en Plataforma Urbana

Fotografías de: Carnotzet (las dos primeras) y Hello nelly