Seguridad vial: Necesitamos más que discursos

O de de cuando lo inapropiado es legal.

Necesitamos más que campañas para poder avanzar en la reducción de los siniestros, lesiones y muertes por siniestros de tránsito en el país. Según las cifras del ministerio de salud, la década pasada murieron en promedio más de 2000 personas cada año por siniestros de tránsito. Esa misma década el congreso aprobó un proyecto de ley impulsado por Jovino Novoa y Evelyn Mathei, que aumentó la velocidad máxima en zonas urbanas de 50 a 60 k/h lo que derivó en el aumento de las muertes por siniestros de tránsito.

Gráficos muertes tránsito 2000 - 2010

Hoy el Gobierno de Chile, a través de CONASET y la campaña Manéjate x la Vida (extraño el nombre ya que la mayoría camina y menos del 30% conduce), lanza una campaña de Tolerancia 0 al exceso de velocidad y el mensaje lo entrega el mítico corredor de fórumal 1, Michael Schumacher.

YouTube Preview Image

Antes de entrar en materia debo aclarar dos cosas. La Organización Mundial de la Salud define:

  • Exceso de velocidad: Sobrepasar los límites de velocidad.
  • Velocidad inapropiada: Conducir a una velocidad inadecuada para las condiciones del camino y del tráfico.

Con esto es válido plantearse lo siguiente:

Es políticamente correcto y suena “bien” decir tolerancia 0 al exceso de velocidad. Es un llamado a cambios de conducta sustentado respetar los actuales límites de velocidad en el país. Sin embargo, y teniendo cuenta que nuestro país suscribió el compromiso de reducir las muertes por siniestros de tránsito (en un 20% de aquí al 2014). ¿es este llamado una herramienta útil, teniendo en cuenta que un peatón atropellado a 64k/h tiene entre 3.5 y 5.5 veces más posibilidades de morir que si es atropellado a 48k/h?

Tomando en cuenta el concepto de velocidad inapropiada, bueno, en Chile hoy es legal circular a 60k/h en el denso ambiente urbano.

Y si te estás preguntando ¿por qué inapropiadas? aquí algunos datos:

  • Un peatón atropellado a 64k/h tiene en tre 3.5 y 5.5 más posibilidades de morir que si es atropellado a 48k/h (“Relationship between Speed and Risk of Fatal Injury: Pedestrians and Car Occupants” (D.C Richards 2010) PDF )
  • Hasta los 48k/h las posibilidades de supervivencia son cercanas al 90%; el aumento del riesgo entre 0k/h y 48k/h es lento. A partir de este umbral el riesgo de muerte aumenta rápidamente. “Relationship between Speed and Risk of Fatal Injury: Pedestrians and Car Occupants” (D.C Richards 2010)
  • A mayor velocidad menor el espacio que tiene un conductor para detener su vehículo y reaccionar para evitar el siniestro. (Fact Sheet Road safety, Speed. World Health Organization 2004 PDF)
  • El aumento de 1k en la velocidad resulta en un 3% más de riesgo de provocar un siniestro (World Health Organization 2004)
  • Para los ocupantes de un auto, un choque a 80k/h implica 20 veces más de posibilidad de muerte que un choque a 30k/h (World Health Organization 2004)
  • La velocidad vulnera a quienes habitan la ciudad, ciudadanos caminando y pedaleando, tornando peligroso, ingrato y estresante el entorno urbano, lo que limita el acceso a la ciudad, transformando el espacio público en zonas de paso y no lugar para la permanencia y el encuentro de las personas. Peatones atropellados a 30k/h tienen un 90% de posibilidades de sobrevivir, pero menos del 50% si son atropellados a 45k/h. No hay posibilidades de supervivencia si el atropello es por sobre los 80k/h. (World Health Organization 2004)

Chile necesita más que campañas.

velmax

Se requiere coherencia en las políticas públicas, legislación y diseño vial, entre otras, para realmente dar pasos importantes en materia de salud en el acceso a la ciudad.

Existen medidas que deben ser tomadas con urgencia y mucho antes de andar lanzando a los 4 vientos buenas intenciones con campañas. Pero los mensajes deben tener sustento y ser coherentes. Todo esto implica un plan consistente a través de iniciativas de amplio espectro que involucren al menos:

  • Reducción de velocidad máxima en zonas urbanas, de 60k/h a 50k/h (40k/h deseable) es una señal clara que se quiere avanzar con convicción en esta materia. Esperamos que la próxima renovación en el congreso permita legislar en este sentido
  • Centrar el diseño y la planificación de nuestras calles en las personas, en quienes están en contacto directo con la ciudad, no en las máquinas y quienes habitan ese espacio privado, aislados del ambiente urbano.
  • Implementar medidas de pacificación del tráfico con infraestructura que ayude a mantener velocidades bajas de circulación.
  • Implementación de zonas donde el límite de velocidad sea de 30k/h
  • Aumentar la fiscalización policial y apoyar esa gestión con la implementación de cámaras y fotoradares.

Una campaña por si sola es un volador de luces, probablemente bien intencionado, pero que está sostenido en el aire y termina siendo sólo un discurso.

Vamos gente, pasemos del dicho al hecho y provoquemos cambios que realmente nos lleven a ser un país más sano en materia vial.