Súbete a la bici y vuelve a sonreírle a la vida

Nuestro amigo Ismael Otero, psicólogo y usuario de la bici, nos comparte con este texto las razones por las que la bici es un excelente instrumento para ayudarnos a tener una mejor salud mental, alivianar el estrés y mejorar nuestra calidad de vida.

Parece que la bici, sencillo y poderoso invento, no para de entregarnos positivas razones para utilizarla como medio de transporte.

Gafas

¿Sabías que en Chile un 36% de la población ha tenido algún desorden psiquiátrico? ¿Sabías que al año 2010 un 17% de la población presenta sintomatología depresiva? Eso significa que los problemas de salud mental están dentro de las 10 enfermedades con mayor presencia dentro de la salud de los chilenos.

Lamentablemente esa es una tendencia que ha venido en aumento desde hace varios años, y en la actualidad Chile tiene una de las más altas frecuencias de trastornos mentales. Según el Ministerio de Salud, “de cada 10 chilenos que alguien conoce, 4 presentarán un trastorno de salud mental durante su vida. Tres lo han presentado en los últimos seis meses”.

Además, señala que una proporción importante de la población está expuesta a factores psicológicos adversos que la ponen en mayor riesgo de adquirir o evolucionar no satisfactoriamente frente al tratamiento de enfermedades crónicas: sensación de desconfianza y hostilidad del medio social, percepción de estrés permanente, sensación de tener poco control sobre su propia vida, etc.

¿Y qué tiene que ver la bicicleta en este tema?

Los beneficios de la actividad física para la salud general son ampliamente conocidos, y en el último par de años han sido ampliamente difundidos. Sin embargo, los beneficios para la salud mental son menos conocidos, al igual que los beneficios específicos del uso de la bicicleta.

Al respecto, diversos estudios han demostrado que existe una relación positiva entre la actividad física y el alivio de los síntomas de depresión y ansiedad. Es decir, a mayor actividad física, mayor alivio de los síntomas. También se ha demostrado que las personas en cuyo tratamiento ha sido incluida la actividad física presentan una tasa de recaída significativamente menor que las personas que han sido tratadas únicamente con fármacos antidepresivos.

La investigación acerca de los beneficios de andar en bicicleta para la salud mental todavía presenta muchos desafíos, y hay muchas preguntas que aún no se han respondido. Pero, con la información que ya tenemos, se puede sugerir de forma clara que andar en bicicleta puede ser más beneficioso (en términos de mejorar el estado anímico) que otras formas de actividad física. Una posible razón para decir esto es que andar en bicicleta, a diferencia de caminar, incorpora tanto actividad aeróbica y anaeróbica de forma natural: al mover los músculos de las piernas con el pedaleo se producen efectos aeróbicos, mientras que el afirmarse y tirar o sostener el peso en el manubrio induce efectos anaeróbicos. Este último tipo de efectos ha sido asociado en la literatura científica a los efectos antidepresivos de la actividad física. Por lo tanto, es la combinación de los efectos en una única actividad la que resalta los beneficios de andar en bicicleta por sobre otras formas de actividad física.

Además, el uso de la bicicleta no es sólo un deporte o actividad física, sino también un medio de transporte. Por ende, se incorpora en la base de las actividades diarias sin requerir un tiempo extra o libre. Esto contribuye a llevar un modo de vida más saludable y alegre a través de una actividad cotidiana, favoreciendo además en las personas un modo de relación más saludable y funcional con su entorno.

Amaya

Ismael tiene su propio blog donde publica temas de psicología clinica. Podrás encontrar ahí el documento que respalda este post con los detalles estadísticos y académicos: Pedaleando hacia una mejor salud mental en Chile. Si te interesa, puedes seguirlo en twitter @oteroismael

Muévete en bici hoy, será un buen día.