Súbete a la bici y vuelve a sonreírle a la vida

Nuestro amigo Ismael Otero, psicólogo y usuario de la bici, nos comparte con este texto las razones por las que la bici es un excelente instrumento para ayudarnos a tener una mejor salud mental, alivianar el estrés y mejorar nuestra calidad de vida.

Parece que la bici, sencillo y poderoso invento, no para de entregarnos positivas razones para utilizarla como medio de transporte.

Gafas

¿Sabías que en Chile un 36% de la población ha tenido algún desorden psiquiátrico? ¿Sabías que al año 2010 un 17% de la población presenta sintomatología depresiva? Eso significa que los problemas de salud mental están dentro de las 10 enfermedades con mayor presencia dentro de la salud de los chilenos.

Lamentablemente esa es una tendencia que ha venido en aumento desde hace varios años, y en la actualidad Chile tiene una de las más altas frecuencias de trastornos mentales. Según el Ministerio de Salud, “de cada 10 chilenos que alguien conoce, 4 presentarán un trastorno de salud mental durante su vida. Tres lo han presentado en los últimos seis meses”.

Además, señala que una proporción importante de la población está expuesta a factores psicológicos adversos que la ponen en mayor riesgo de adquirir o evolucionar no satisfactoriamente frente al tratamiento de enfermedades crónicas: sensación de desconfianza y hostilidad del medio social, percepción de estrés permanente, sensación de tener poco control sobre su propia vida, etc.

¿Y qué tiene que ver la bicicleta en este tema?

Los beneficios de la actividad física para la salud general son ampliamente conocidos, y en el último par de años han sido ampliamente difundidos. Sin embargo, los beneficios para la salud mental son menos conocidos, al igual que los beneficios específicos del uso de la bicicleta.

Al respecto, diversos estudios han demostrado que existe una relación positiva entre la actividad física y el alivio de los síntomas de depresión y ansiedad. Es decir, a mayor actividad física, mayor alivio de los síntomas. También se ha demostrado que las personas en cuyo tratamiento ha sido incluida la actividad física presentan una tasa de recaída significativamente menor que las personas que han sido tratadas únicamente con fármacos antidepresivos.

La investigación acerca de los beneficios de andar en bicicleta para la salud mental todavía presenta muchos desafíos, y hay muchas preguntas que aún no se han respondido. Pero, con la información que ya tenemos, se puede sugerir de forma clara que andar en bicicleta puede ser más beneficioso (en términos de mejorar el estado anímico) que otras formas de actividad física. Una posible razón para decir esto es que andar en bicicleta, a diferencia de caminar, incorpora tanto actividad aeróbica y anaeróbica de forma natural: al mover los músculos de las piernas con el pedaleo se producen efectos aeróbicos, mientras que el afirmarse y tirar o sostener el peso en el manubrio induce efectos anaeróbicos. Este último tipo de efectos ha sido asociado en la literatura científica a los efectos antidepresivos de la actividad física. Por lo tanto, es la combinación de los efectos en una única actividad la que resalta los beneficios de andar en bicicleta por sobre otras formas de actividad física.

Además, el uso de la bicicleta no es sólo un deporte o actividad física, sino también un medio de transporte. Por ende, se incorpora en la base de las actividades diarias sin requerir un tiempo extra o libre. Esto contribuye a llevar un modo de vida más saludable y alegre a través de una actividad cotidiana, favoreciendo además en las personas un modo de relación más saludable y funcional con su entorno.

Amaya

Ismael tiene su propio blog donde publica temas de psicología clinica. Podrás encontrar ahí el documento que respalda este post con los detalles estadísticos y académicos: Pedaleando hacia una mejor salud mental en Chile. Si te interesa, puedes seguirlo en twitter @oteroismael

Muévete en bici hoy, será un buen día.

Grande Hijuelas!: Con bicicletas combaten el sobrepeso y el ausentismo escolar

Noticias lindas llegan a través de El Mercurio. La comuna de Hijuelas, ubicada al norte de Santiago, decidió combatir el ausentismo escolar y el sobrepeso, entregando a los alumnos 435 bicicletas para facilitar los desplazamientos desde y hacia el colegio. En una próxima etapa de esta tremenda iniciativa, habilitarán estacionamientos de bicicletas y mejoraran las condiciones de desplazamiento en la vía.

Los viajes de los chicos se suman a las más de 1500 bicicletas que son utilizadas a diario por trabajadores de faenas agrícolas.

Durante cuatro años, los estudiantes han pedaleado entre 10k y 15k diarios. En números, esto ha significado una reducción del 7% al 2% de ausentismo escolar y bajar la tasa de sobrepeso y obesidad infantil hasta un 15%. Excelentes noticias y más aún por tratarse de una experiencia nacional.

Siento que estamos presentes ante una destacada gestión política en al comuna, donde han enfrentado los problemas descritos con creatividad y coraje, ambos valores aplicados para que el tema presupuestario no sea un problema, si no que una oportunidad. Hijuelas ha demostrado que es posible mejorar la calidad de vida de sus habitantes fomentando el uso de la bicicleta.

Queda una reflexión que hacer a los tomadores de decisiones en la capital y otras ciudades, donde los que ostentan títulos de Magíster, Doctorado, MBA, y cuanto galarón académico existe, están en deuda con la implementación de mejoras a la calidad de vida de los habitantes. Hace un par de días, el ministro de salud, Jaime Mañalich, retuiteaba una alarmante noticia que entregaba radio Cooperativa:

La obesidad infantil hará que la esperanza de vida disminuya por primera vez

Le respondí: “Póngalos a pedalear!” y luego el diputado Accorsi adhirió al llamado manifestando: “@ciclismourbano totalmente de acuerdo“. No voy a pecar de iluso, todo esto quedó en una trivial conversación en Twitter, pero si me confirma que se está al tanto del problema. No sé por qué las respuestas o las soluciones, demoran tanto en aparecer. ¿Será que los tecnicismos superan a la voluntad?

Mis felicitaciones a la Alcaldesa Verónica Rossat. Ojalá se genere la oportunidad para que vaya a contar esto a Santiago, inspire a otros políticos o simplemente divulgue esta experiencia en la próxima conferencia Velo-city 2012 en Vancouver, Canadá.

Hijuelas: Muévete en bici hoy, será un buen día.

El Mercurio: Disminuyen el ausentismo escolar, la obesidad y el sobrepeso con el uso de bicicletas

Montar en bicicleta fortalece el cuerpo y el alma

A propósito de un estudio de la OMS aparecido hoy en un matutino, donde se señala que los jóvenes Chilenos y Venezolanos son los que menos actividad física realizan en la Región recordé un estudio Alemán aparecido hace unos años atrás llamado “Salud y Bicicleta” el cual mostraba los grandes beneficios que se obtenían al montar una bicicleta, cosa que nosotros la tenemos mas o menos asumida pero que cuando lo dice un estudio serio toma mas peso en nuestro discurso diario.
El estudio fue realizado por el Centro de Salud de la Universidad Alemana del Deporte (DSHS) de la ciudad de Colonia para la empresa fabricante de sillines Selle Royal. La Universidad Alemana del Deporte es una de las más reconocidas a nivel mundial por su labor en la investigación de la medicina deportiva y estudios fisiológicos del deporte.
El autor de este informe es, Ingo Froböse, Doctor en Medicina.

El análisis de estos estudios demuestra que los problemas más comunes de salud como por ejemplo, las molestias o dolores de espalda y las irregularidades circulatorias o del corazón se pueden prevenir mediante el uso de la bicicleta.

Mejora de las funciones del sistema circulatorio

Una actividad equilibrada, como es ir en bicicleta, reduce el riesgo de infarto en más de un 50%. Según explica el Prof. Froböse, “el ritmo cardíaco aumenta y la presión baja, en pocas palabras: el corazón trabaja economizando. Practicando este deporte se reduce el colesterol negativo, el cual es responsable de la calcificación de los vasos sanguíneos. En cambio, la cantidad de colesterol positivo, el cual es responsable de la protección de los vasos sanguíneos, aumenta. En consecuencia los vasos sanguíneos aumentan su flexibilidad, la sedimentación de la placa aparece con menos frecuencia y disminuye el riesgo de una calcificación de las arterias.

Montar en bicicleta ayuda a prevenir los fallos cardíacos, una de las principales causas que provocan cada año 150.000 muertes.”

Prevención del dolor de espalda

La espalda también se beneficia de ir en bicicleta. Cuando el ciclista adopta la postura óptima en el sillín con el torso ligeramente inclinado hacia delante, la musculatura de la espalda está bajo tensión y estabiliza el tronco. Los movimientos regulares de piernas fortalecen especialmente la zona lumbar y previenen la aparición de una hernia discal.

Resumiendo los datos del estudio por el Profesor Froböse “La musculatura de la espalda se fortalece gracias a este deporte y mantiene la columna vertebral protegida de vibraciones y golpes.” Por último, ir en bicicleta también estimula los pequeños músculos de las vértebras dorsales, que a través de los ejercicios de gimnasia tradicional solo consiguen ser estimulados y tensados con mucho esfuerzo. Estos beneficios hacen del ciclismo una de las actividades ideales para las personas que sufren dolor de espalda.

Protege las articulaciones

Montar en bicicleta es muy ventajoso para las articulaciones de las rodillas ya que el 70-80% del peso del cuerpo es amortiguado por el sillín. Por ese motivo ir en bicicleta es una buena alternativa al jogging ya que las articulaciones y los cartílagos no han de soportar esa sobrecarga, según lo ha comprobado el Profesor Froböse. Los movimientos cíclicos que se realizan al pedalear representan una carga mínima para las articulaciones y garantizan una situación de sustento óptima para los cartílagos. Si las articulaciones soportan poca presión, la energía y las sustancias nutritivas pueden ser difundidas con mayor facilidad por los cartílagos.

Quienes protegen sus articulaciones montando en bicicleta regularmente, previenen con ello el riesgo de enfermar de artrosis y también se aseguran de que andar y correr no suponga un problema con el paso del tiempo.

Influencias positivas para el sistema inmunológico

Practicar el ciclismo regularmente repercute de manera positiva en el sistema inmunológico. El cuerpo de los ciclistas desprende compuestos químicos que mejoran el estado de ánimo y hacen que se produzca una situación de bienestar. Los fagocitos, las células devoradoras de bacterias del cuerpo humano, son movilizadas de manera inmediata a través del pedaleo, para aniquilar bacterias y células cancerígenas.

Por ese motivo ir en bicicleta es empleado como terapia para enfermos de cáncer y SIDA. Pero también saca provecho de ese sencillo medio de locomoción quien quiere, por prevención, fortalecer su cuerpo contra enfermedades infecciosas.

Pequeño esfuerzo, grandes resultados

El estudio muestra con propuestas detalladas como a una persona que habitualmente monta en bicicleta se le pueden programar ejercicios, para obtener resultados óptimos en su salud. La duración y la frecuencia de los trayectos se deben ajustar según la condición física, la edad y los resultados que se deseen conseguir.

Sólo 10 minutos de pedaleo ya repercuten en la musculatura, el riego sanguíneo y las articulaciones. A partir de 30 minutos aparecen influencias positivas en las funciones del corazón, y a partir de 50 minutos es estimulado el metabolismo graso. Los ciclistas habituales pueden intensificar notablemente esos resultados si practican este deporte con constancia durante su tiempo libre.

De esta manera una mujer de entre 45 y 60 años puede aumentar tres veces los beneficios en su sistema inmunológico, si en lugar de 20 minutos, monta en bicicleta 60 minutos al día. El ciclismo aporta beneficios increíbles para la salud en muy poco tiempo; este fenómeno debería facilitarnos la decisión de desempolvar nuestra antigua bicicleta.

Lamentablemente no he podido encontrar este estudio en español, pero seguire buscando para ver la posibilidad de colocarlo en un link.
Saludos y como dice Claudio Muévete en bici hoy, será un buen día.

1.27 millones de muertes por siniestros de tránsito en el mundo

Hace ya cerca de 5 años que la OMS (Organización Munidal de la Salud) celebró el día mundial de la salud, dedicándolo a la seguridad vial. En dicha oportunidad de definió que no es posible seguir considerando las muertes y lesiones ocurridas por motivos de transporte, como accidentes, si no que el tema debiera entenderse como una epidemia y los, hasta esa fecha, accidentes, debieran ser considerados como siniestros de tránsito, ya que un accidente es un hecho fortuíto, que se presenta comunmente por elementos que el ser humano no controla. En el tránsito hoy en día contamos con información para poder disminuir considerablemente las lesiones y muertes causadas por siniestros de tránsito. Sin embargo socialmente no somos capaces de dimensionar las muertes y lesiones que existen anualmente por este concepto.

Según informa ABC.es , el lunes 15 de junio, la directora de la OMS, Margaret Chan junto al alcalde de Nueva York, Michael Bloomber, presentaron en esa ciudad los resultados del primer estudio de seguridad vial a nivel mundial. Se llevó a cabo desde marzo a septiembre del 2008.

Los datos no son de lo más positivos. Anualmente mueren 1.27 millones de personas por siniestros de tránsito y existen entre 20 y 50 millones de heridos

Los peatones, ciclistas y motociclistas son los grupos más vulnerables y piden reforzar en estos grupos la atención en materias de seguridad vial. La prevención se levanta entonces como la mejor opción y se pide de cierta forma, que las medidas a tomar para revertir esta situación, contemplen la protección de los grupos más débiles: peatones y ciclistas.

Los factores protagonistas en materia de siniestros son ya los viejos conocidos: Velocidad, Falta de seguridad en la infraestructura vial, consumo de Alcohol…

Un dato interesante de rescatar de la nota, es que coincide que los países con mayores ingresos son los que menos siniestros tienen, Holanda, Suecia y el Reino Unido son los con más baja tasa. En el otro extremo China e India lideran las muertes y EEUU, uno de los países más automovilizados, está en el cuarto lugar.

Nuevamente, los datos están, las cifras no son alentadoras, sin embargo las autoridades de cada país poco o nada hacen por lograr que la movilidad no sea una actividad que implique costos tan altos en la salud de la sociedad.

No me voy a cansar de decirlo, menos ahora en época electoral. En Chile durante el año 2002 se aprobó una modificación a la ley de tránsito que aumentó la velocidad máxima en zonas urbanas de 50 a 60 km. por hora. Lideraron dicha iniciativa Evelyn Matthey y Jovino Novoa (UDI), “quienes estimaron que los límites de velocidad debían estar acordes con la mejora en la calidad de las carreteras y de los automóviles” (Ver artículo No son Accidentes). Y ¿qué pasa con los demás usuarios de las vías?

Mejorar la seguridad vial y garantizar el derecho a la movilidad de cada uno de los ciudadanos es un tema de cultura ciudadana y de voluntad política de los dirigentes de cada país. Por nuestra parte, ya lo hemos comentado, mientras más pacíficas sean las vías, mientras mayor sea la presencia de personas en vez de máquinas, menores son las muertes y siniestros