Ciclovía de Sta Isabel a contramano, hay mas de lo que aparenta.

La ciclovía de Santa Isabel fue una de las primeras en implementarse al comienzo de este boom constructivo de vías segregadas. Va por una vía de relevancia porque permite muy buena conexión con el centro de Santiago, particularmente del sector conocido como el “barrio universitario”, y comunas como Providencia, Ñuñoa, La Reina y Peñalolén (El eje Sta Isabel/Diagonal Oriente se convierte luego en Arrieta).

Otros puntos positivos en su trazado son: Va por la calzada, lo que permite que sea contínua, sin eventos que desvíen el camino y es unidireccional. En contra tenemos que: es angosta (una persona en un triciclo de reparto la bloquea completamente el flujo), la superficie de rodado es bastante deficiente, se mantiene poco, los elementos de segregación en concreto no son los más adecuados y la señalización dirigida al flujo motorizado es nula.

Triciclo en Sta Isabel

Sta Isabel, triciclo y bici a contramano

Con todas las características descritas anteriormente, se suma que esta ciclovía es utilizada en doble sentido, lo que se transforma en una molestia para los usuarios. Quienes van en el sentido definido (Poniente > Oriente) deben enfrentar un flujo creciente de otros usuarios de bicis que van en dirección al centro y efectuar maniobras bastante finas para compartir el estrecho espacio sin chocar o toparse. Otros “infractores” conscientes de que van a contramano optan por subir a la vereda e invadir el espacio peatonal, para retomar la ciclovía una vez que ya se han cruzado con el otro pedalero.

A contramano por Sta Isabel

Pero aquí no se trata de culpar a quien usa triciclo o quien va a contramano. Eso nos llevaría a caer en una tonta guerra entre nosotros mismos. El tema de fondo es que aquí se ha generado un problema a los usuarios por una deficiente infraestructura segregada y el diseño del perfil de esta vía que no tiene en cuenta las necesidades de los usuarios de la bici. Por lo tanto la responsabilidad primera de este tema cae en el estado.

Si, la ciclovía de Sta. Isabel es unidireccional y para evitar problemas corresponde que la vía sea utilizada como está definida, es lo que podemos hacer en lo inmediato. La vía complementaria para bicis en formato ciclovía va 3 cuadras al norte, por calle Curicó/Tarapacá y Marín/Eleuterio Ramírez es una vía muchas veces mejor que Curicó, ya que tiene menos flujo motorizado y no están los obstáculos propios de una ciclovía.

Entonces el primer llamado es a hacernos a nosotros mismos las cosas más fáciles y a transitar respetando el sentido de tránsito, porque nada sacamos con agarrarnos bronca y molestarnos entre nosotros. Tenemos que unir fuerzas para lo siguiente:

El problema con esto no está exclusivamente en los usuarios. En ellos se manifiesta un hecho que tiene que ver con el estado. Santa Isabel es una vía de relevancia el trazado urbano y si hay flujo de bicis a contramano es precisamente porque es la mejor alternativa para moverse entre el Centro y Vicuña Mackena. Pero la vía es unidireccional. ¿Y por qué?: Autos.

No sé desde cuando esa vía va sólo de Poniete a Oriente, pero me atrevería a aventurar que en algún momento tenía flujo en doble sentido, el que fue eliminado para (y aquí vamos con la palabrita denuevo) “mitigar” la congestión y dar mas espacio al flujo motorizado. Pero, impulsadas por la fuerza humana, con características muy distintas a los autos, mucho más libres de maniobrar, las bicis no tienen por qué responder a esta decisión de dirección pensada exclusivamente en los vehículos motorizados. Concluyo entonces que si existe flujo a contramano en Sta. Isabel es precisamente por la relevancia estructural de ese eje y que quienes optan por la bici no van a desviarse 3 cuadras en su recorrido. Tratar de entender el problema de fondo nos da pista para detectar que este “mal comportamiento”, incómodo y tremendamente molesto para todos los usuarios de la ciclovía, tiene su origen en que las vías están pensadas para la necesidad de los autos y quienes pedalean terminan confinados en estrechos carriles que no están respondiendo a la demanda de hoy.

Vías complementarias Sta Isabel

¿Por donde puede ir una solución? Primero entender que el flujo Oriente > Poniente en Sta Isabel existe y debe ser acogido y no eliminado, debido a la relevancia de la vía. Como solución Sta. Isabel podría transformarse una arteria bidireccional para bicicletas, con el flujo Oriente Poniente segregado físicamente en el costado norte de la calzada, de esa forma se genera una pista de “subida” y una de “bajada” y el eje Sta Isabel cobra aún más relevancia para el flujo de bicis. De donde obtenemos espacio: de la calzada, eliminando una pista de flujo motorizado.

Otro camino es hacer del tramo Marin > Eleuterio Ramírez una vía con velocidad maxima reducida, prioritaria para bicicletas, calmando el tráfico motorizado, lo que sin duda sería (y es) una alternativa mucho mas grata que la ciclovía de Curicó para hacer el recorrido Oriente > Poniente.

De todas maneras, ya que las soluciones del estado demoran bastante y por nuestro lado, no esperamos a que sucedan para andar en bici, por favor, circulen en el sentido del tránsito y evitemos incomodidades entre nosotros la verdad es que no cuesta mucho.