Lego te enseña a respetar la luz roja

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=LydEn_cJ-dM&feature=player_embedded#t=35[/youtube]

Una campaña realizada por la organización Norteamericana Bikingrules, a utilizado como protagonistas a los cuadradito de Lego, para enseñar que es mejor respetar las luces rojas y no saltarse las leyes de transito por muy pequeña que esta sea.

Si bien es cierto la creatividad de esta campaña es a toda prueba, me da la impresión que el publico objetivo naturalmente son lo mas pequeños, a los cuales se les enseña a ser capaces de poder evaluar los riegos del entorno. Igual resulta bien fuerte ver como queda descabezado este muñequito después de pasar una luz roja, auque después con una sonrisa en su rostro continua con su habitual pedaleo.

La campaña fue creada por Sean Kenney

El hombrecito del semáforo

semaforo peatonalAmpelmännchen el “hombrecillo del semáforo” lo encontre en las fotografías de flickr llamando mucho mi atención como ícono, ¿abrá sido porque lleva sombrero? saliendo del comun del semaforo peatonal, averiguando en Wikipedia su historia, la cual encontre muy interesante hoy la quiero compartir con ustedes:

Los primeros semáforos para pasos de peatones fueron instalados en los años 50. Muchos países desarrollaron sus propios diseños, que finalmente se unificarían dando lugar a un estándar común. En aquel entonces, los semáforos eran iguales para motorizados, bicicletas y peatones. Ampelmännchen que en aleman significa el “hombrecito del semáforo” es una silueta nacida el año 1961 en Berlín Oriental creado por el psicólogo Karl Peglau que representa a un hombre con sombrero en los semáforos de los pasos de peatones de la extinta República Democrática Alemana. Al contrario que el motorizado o rodado, el tráfico de peatones está sujeto a límites de edad y salud mental o física, y por lo tanto debe ser adecuado para niños, ancianos y discapacitados. Con esto en mente, Peglau pensó en usar la silueta de un hombrecito cuyo lenguaje gestual fuera comprensible por todo el mundo. Cuatro décadas más tarde, Daniel Meuren, del diario germano-occidental Der Spiegel, describía el Ampelmännchen como un elemento que unía “belleza con eficiencia, encanto con utilidad y sociabilidad con el cumplimiento del deber”. Para otros, el Ampelmännchen se asemejaba a una figura infantil, con la cabeza grande y las piernas cortas, o incluso hasta a un líder religioso.

semaforo

El Ampelmännchen rojo extiende sus brazos en cruz para señalizar la prohibición de cruzar, mientras que el verde está dando un paso hacia adelante, indicando que el paso está permitido.
La figura se volvió tan popular que padres y profesores comenzaron a utilizar el símbolo para transmitir a los niños conceptos de educación vial. El Ministerio del Interior de la RDA tuvo la idea de dar vida al Ampelmann con propósitos didácticos a principios de los años 80. El muñeco apareció en tiras cómicas en situaciones relacionadas con los semáforos. El Ampelmännchen rojo lo hacía en los momentos peligrosos y el verde daba consejos. En colaboración con el periódico junge Welt, se desarrollaron juegos protagonizados por el hombrecillo del semáforo, quien también se convirtió en protagonista de historias radiofónicas. La televisión pública emitía una vez al mes historias animadas protagonizadas por el Ampelmann llamadas Stiefelchen und Kompaßkalle; la emisión tenía lugar dentro del exitoso programa infantil del Sandmännchen. Las historias animadas del Ampelmännchen suscitaron el interés internacional y fueron premiadas en el festival checo de filmes de educación vial.

Tras la reunificación alemana en 1990, tuvieron lugar intentos de estandarizar los semáforos en todo el país, extendiendo el diseño occidental a la antigua RDA. Las señales de tráfico con el “hombrecito del semaforo” de la Alemania Oriental fueron sustituidos, debido a que el tipo de letra era diferente en las dos mitades del país. Los programas de educación vial protagonizados por el Ampelmännchen desaparecieron. Esto motivó el surgimiento de un movimiento popular en defensa de los Ampelmänner, que reivindicaba que se trataban de parte de la cultura germano-oriental. Las primeras campañas de solidaridad con el Ampelmännchen se llevaron a cabo en Berlín a principios de 1995. Markus Heckhausen, un diseñador gráfico de la ciudad de Tubinga (antigua RFA) y fundador de la empresa Ampelmann GmbH, se había fijado en los Ampelmännchen por primera vez durante sus visitas al Berlín Oriental en la década de los 90. Buscando posibles nuevos diseños en 1995, tuvo la idea de recoger Ampelmännchen que habían sido retirados de la vía pública y construir con ellos lámparas. Ante las dificultades que le surgieron para encontrar antiguos Ampelmännchen, decidió ponerse en contacto con la antigua fabrica que los hacia para intentar conseguir restos. La compañía, que seguía produciendo Ampelmänner, valoró positivamente las visionarias ideas comerciales de Heckhausen. Los primeros seis modelos de lámpara fueron un éxito.
El Ampelmann se convirtió en una especie de mascota del movimiento nostálgico de la era socialista. Las protestas tuvieron su recompensa y los Ampelmännchen regresaron a los cruces de peatones, incluyendo desde 2005 todos los distritos del antiguo Berlín Occidental. Peter Becker, mando policial de Saarbrücken, explicaba que los semáforos orientales tenían un mayor poder simbólico que sus equivalentes occidentales y que “hemos advertido que la gente reacciona mejor a los Ampelmännchen orientales que a los semáforos occidentales”. Heckhausen continuó incorporando el diseño del Ampelmännchen hasta un total de más de 40 productos distintos en 2004.

Fotografía: Ellissay

La historia completa del hombrecillo del semaforo
Más fotos de Ampelmännchen

El semáforo, regulador omnímodo

Semáforos

Omnímodo quiere decir que es absoluto y total. Al desplazarnos por la ciudad todos debemos obedecer la instrucción del semáforo, aunque éste no contemple los flujos de ciclistas, peatones o patinadores.

Hace unos días se desató una gran discusión en los blogs del mercurio a raíz de la pregunta de un lector usuario del automóvil:

Por qué los ciclistas cruzan con luz roja?

La discusión se abrió con faltas de respeto mutuas y, pese a que existían varios comentarios atinados de conductores de autos y bicis, siento que la respuesta a la pregunta quedó sin contestar.

Así es que dediqué un tiempo a buscar esas respuestas, las que comparto con uds para obtener sus opiniones.

Algunas razones por las cuales los ciclistas pasan con luz roja

Seguridad: Adelantar la marcha pasando con luz roja, permite iniciar el viaje sin la estampida que se produce con la luz verde, cuando los vehículos motorizados luchan por espacio hasta la próxima detención. Esta alternativa otorga también visibilidad al ciclista. Los conductores motorizados detectan la presencia de un ciclista porque han tenido tiempo para verlo. También permite evitar el smog que dejan los autos al acelerar.

Otra razón asociada a la seguridad, es que esta maniobra permite al ciclista salir de la zona de viraje de vehículos motorizados, cuyos conductores no señalizan o hacen caso omiso de su presencia en la pista.

Eficiencia energética: Pedalear involucra trabajo físico. Detenerse completamente en cada semáforo resulta ineficiente e inlcuso puede llegar a ser agotador. A veces no es necesario detenerse dada la ausencia de vehículos por la vía que se está cruzando, por lo que es mejor seguir el camino con el impulso que se trae, similar a la maniobra ejecutada en un seda el paso.

Desobediencia civil: Los semáforos fueron creados en Estados Unidos, por un policía de tránsito. El primer semáforo se instaló en Agosto de 1914, casualmente 30 años después de la invención del automóvil. A raíz de la presencia de este nuevo vehículo de alta velocidad, masa y volúmen en las calles, todos los otros actores del tránsito debieron adaptar su forma de desplazarse y destinar tiempo a esperar la autorización de cuando y cómo cruzar. Actualmente los semaforos aparecen casi en todas las intersecciones tomando unica y exclusivamente las necesidades motorizadas. Claro está que el semáforo no está orientado a hacer el tránsito de peatones y ciclistas mas fácil y cómodo. Entonces por qué someternos a el? Incluso, según la legislación chilena, las autoridades comunales pueden permitir el viraje de automóviles con luz roja en las intersecciones, bajo el argumento que esta media permite descongestionar. La desobediencia civil no mata ciclistas o peatones, lo que lo hace es la velocidad con la que circulan los motorizados y la autorización implícita de matar cuando tienen luz verde. “Total el otro cruzaba con roja.”

Señal que permite virar con luz roja

Sumado a lo anterior, en algunas situaciones es incluso más seguro para los ciclistas y peatones, abstenerse de cruzar con luz verde, especialmente en intersecciones donde hay viraje de vehículos. El conductor se impone amedrentando, utilizando su vehículo motorizado como arma, iniciando una especie de lucha donde sabe que tiene todas las de ganar.

Falta mucho por avanzar en materias de planificación de tránsito. No se debe olvidar que primero somos personas que tenemos el legítimo derecho a movilizarnos por la ciudad de la manera que mas nos acomode. El estado debe velar, a través de la infraestructura y legislación, que ese derecho pueda ser ejercido por sus ciudadanos, de modo que cada uno de nosotros pueda viajar con seguridad y comodidad. Cuando nos movemos en la ciudad debemos hacerlo con respeto mutuo, sobretodo teniendo en cuenta que así como hoy utilizamos un vehículo motorizado, mañana podremos estar caminando o rodando sobre un par de patines. Independiente del vehículo en que nos movilicemos, el que está a nuestro lado tiene el mismo derecho a utilizar las vías.

Artículos contemplados en la actual ley de tránsito y la mayoría de las soluciones de infraestructura, son restrictivas y limitantes hacia los que optan por moverse en vehículos no motorizados. Colocan trabas en la circulación bajo el paraguas del concepto seguridad (ver el artículo, Limitando al ser humano). Sin embargo esa ley, debiera entregar protección y facilidades a todos los ciudadanos y no sólo quedarse en entregar placebos mecánicos, como “pulse el botón para cruzar”.

Finalmente, a la ley de tránsito estamos sujetos todos, conductores y peatones. Pasar con luz roja es una infracción a esta ley, por lo tanto cualquier siniestro que esta conducta provoque sindicará como responsable al que no acate lo que la ley dicta:

Los vehículos que enfrenten esta señal deberán detenerse antes de la línea de detención y no deberán avanzar hasta que se encienda la luz verde.Los peatones que enfrenten esta señal no deberán bajar a la calzada ni cruzarla.

Peatones esperando la luz verde

Coordinación de los semáforos

Los semáforos pueden ser coordinados para que sean una herramienta de ayuda a todos los usuarios de las vías. Existen herramientas que permiten a los ciclistas y peatones activar la luz verde para poder continuar su camino. Este tipo de soluciones son parte de un conjunto de medidas que priorizan los modos de transporte mas limpios por sobre los contaminantes y menos eficientes, en relación al uso de espacio y energía. Lamentablemente no están muy difundidas.

Los semáforos en Chile y en el mundo, existen para despejar las vías de “obstáculos” al tráfico motorizado y la principal razón por la cual se implementa este tipo de sistemas de control es la mitigación de congestión (producto de la saturación de vías por automóviles particulares), no la seguridad.

Según describen en el sitio de la Unidad Operativa de Control de Tránsito, existen tres modalidades de funcionamiento de semáforos.

Tiempos prefijados, con la cual funciona el 80% de los semáforos existentes. Los tiempos se definen en base al conteo histórico de flujos vehículares, principalmente (y me atrevo a decir que casi exclusivamente) de vehículos motorizados.

Control dinámico (SCOOT). Bajo esta modalidad funciona el 16% de los semáforos. El tiempo es controlado por la demanda existente de vehículos motorizados, los que a través de su peso, son capaces de activar los sensores colocados en la calle, bajo el “arco” de semáforos. Claramente este sistema no contempla a ciclistas ni peatones, los que por masa no son capaces de activar dicho sensor. Claramente entregar prioridad a ciclistas y especialmente peatones no “ayuda” a las tareas de descongestión. Nuevamente es posible concluir que el semáforo es por y para los autos.

En países donde el sistema SCOOT es masivo, algunos ciclistas han creado métodos para poder ser “vistos” por los sensores y así poder obtener luz verde.

Finalmente,Actuación total, modalidad bajo la cual funciona el 4% de los semáforos, los que se activan mediante dispositivos ubicados en los accesos al semáforo, es decir unos metros antes de el. El sistema “Actuación total” está implementado casi en su totalidad en semáforos periféricos a la ciudad, como el caso de carreteras y no se utiliza en nucleos urbanos.

Conclusión

Si optamos por cruzar con luz roja estamos infringiendo la ley, por lo tanto en caso de un siniestro, tenemos todas las de perder. Sin embargo, al margen de la ley, sabemos que los semáforos no son una herramienta que entregue seguridad. Si optamos por hacer de la luz roja un disco pare o un seda el paso, debemos hacerlo bajo nuestro propio riesgo.

Si bien las leyes están hechas para respetarlas, somos los seres humanos los que las creamos, y está en nuestras manos mejorarlas.

Este es un tema delicado que requiere un tiempo de análisis, lo que no es fácil, por lo que te invito a participar en los comentarios con respeto y argumentos, evitando la descalificación.